HIDRADENITIS SUPURATIVA E HIPERHIDROSIS

HISTORIA - LOCALIZACIÓN - DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO - TRATAMIENTO NATURAL DEFINITIVO de la HIDRADENITIS

CASI TODOS NUESTROS PRODUCTOS
S

HIDRADENITIS: La hidradenitis supurativa tiene cura con nuestros productos. Conocemos las causas y los efectos.

Fue diagnosticada por primera vez en 1839, por el mismo médico francés que descubrió la leucemia en 1827: el Dr. Alfred-Armand-Louis-Marie Velpeau, que a pesar de su enorme trabajo y aportes a la medicina es apenas conocido. Un paciente con abscesos en las axilas, el pecho y zona perineal, le llamó la atención por la forma de los abscesos y características de la piel, sin coincidencia con lo hasta ese momento conocido. No obstante, no se sabe si logró algún tratamiento eficaz o paliativo, pero en 1854 otro francés, el Dr. Verneuil descubrió que el origen del problema estaba en las glándulas del sudor.
En la tercera década del s. XX (por fin se comprendió la función de las glándulas sudoríparas y se las llamó epocrina y ecrinas, determinando sus diferencias funcionales. En 1939, en la clínica Mayo de Minnesota, el Dr. Brunsting sugirió que la hidradenitis podría deberse a la obstrucción luminal de las glándulas apocrinas. ( luminal se denomina al espacio interior o "luz" de un conducto cualquiera). Pocos años después, en 1942, ya se había verificado que Brunsting tenía razón,
La hidradenosis supurativa es una enfermedad muy dolorosa, con inflamación, que se produce en las glándulas apocrinas, es decir las que producen la sudoración. Las zonas afectadas pueden ser axilas, en la ingle, periné, región anal, genitales y el cuero cabelludo. Muchas veces se diagnostica mal o no se la detecta, cuando los episodios son poco frecuentes y la persona tiende a recuperarse con rapidez. Pocos médicos están informados sobre este problema y cuando se encuentran con un caso grave, atosigan de antibióticos y esteroides al paciente.
Pero esta es una enfermedad recurrente y crónica, no se puede tratar siempre con medicamentos y aunque en el año 2008, bajo muestreo en Europa y Estados Unidos, que una de cada 300 personas padece esta enfermedad, aunque más de la mitad permanezca casi siempre asintomática. En 2011 los muestreos en varios países indican una cada menos de 200 personas como afectados, aunque la mayoría de modo leve.
Suele bastar un cambio de lugar como un viaje a zonas más cálidas, para que los pacientes regresen con escoriaciones, heridas que parecen luego infectadas por hongos, mucho dolor, picazón y ardor. Pero el problema no es tanto el origen etiológico, sino la complicación microbiológica, es decir las infecciones producidas por bacterias y otros microbios.
Hay que ver en profundidad el tema para comprender cómo y porqué se cura con el uso del Efecto Piramidal. Así que veamos el asunto en su etiología. Los médicos, por favor comprendan que este artículo está escrito para todo público, por lo que contiene las expresiones más sencillas, evitando o aclarando las muy técnicas.

LOCALIZACIÓN: Tenemos dos clases de glándulas sudoríparas (o sudoríferas).
Unas son las ecrinas y otras las apocrinas. Las apocrinas son las afectadas por la hidradenitis supurativa, aunque muy rara o excepcionalmente pueda aparecer algún caso similar de infección en las ecrinas.
ECRINAS: Formadas por un glomérulo secretor (la parte que se ve "enredada" en la imagen) y un conducto por donde es excretada su producción, directamente sobre la superficie epitelial (de la piel). Son muy pequeñitas, y tanto que en un centímetro cuadrado solemos tener entre 500 y 750. Estas no suelen ser infectadas, salvo en casos muy raros. Son fundamentales para el metabolismo hidroclorado, la regulación térmica de la piel mediante su humectación y vaporización externa, así como la flexibilización de la piel en todas sus funciones. El sistema nervioso vegetativo simpático controla las funciones de estas glándulas, activado por cambios térmicos, esfuerzos físicos, situaciones de estrés emocional y/o mental, etc. Las disfunciones en las ecrinas se comprenden en un conjunto de síntomas denominados HIPERHIDROSIS, etiológicamente comunes a la hidradenitis, pero aunque raramente tan graves, pueden complicarse en algunos casos y extender infecciones a las apocrinas. De ese modo, una hiperhidrosis crónica en condiciones de falta de higiene, puede convertirse en hidradenitis. Seguimos más abajo sobre este tema.
APOCRINAS: No desembocan en la piel directamente, sino en el conducto pilososebáceo. Algunos fisiólogos tienen la teoría de que son órganos involutivos tendientes a desaparecer, pero lo cierto es que su desaparición implicaría pérdidas importantes en la genética humana. La emanación de feromonas son el principal trabajo de las apocrinas, pero también funcionan como coadyuvantes de las funciones del cabello, que es meramente "tapacosas" ni está sólo por estética. Las feromonas, esas hormonas tan necesarias para la "comunicación subconsciente" que definen en gran medida las relaciones sexuales y otras formas de interacción de las personas, son producidas por estas glándulas.
El olor puede ser desagradable cuando es muy intenso y sobre todo si combina mal con las secreciones sebáceas, pero más aún cuando no se cuida la higiene y las bacterias campan a sus anchas...
GRUPOS DE RIESGO: Los niños, antes de la pubertad no tienen fuertes olores provenientes de la apocrinas, porque las feromonas que producen aparecen justamente con el desarrollo sexual. Como vemos en el dibujo, la apocrina tiene una especie de espiral, que es donde se produce la secreción y un conducto que acaba en la vaina pilosa o conducto pilososebáceo, o sea por donde aflora el cabello. Estas glándulas alcanzan una media de cinco centímetro de largo en algunas partes del cuerpo, por 2 mm de ancho y se ubican a una profundidad de entre 3 y 5 milímetros. La hidrodenitis supurativa entonces, no se manifiesta hasta la pubertad. Es durante la adolescencia cuando se activan las apocrinas y muy raramente aparece la enfermedad en mayores de 40 años. Los jóvenes que padecen acné marcado, pueden ser más vulnerables:
La padecen varones en casi un 78 % y mujeres el 22 % restante y los grupos raciales más afectados son los blancos en un 82 %, los negros el 18 % restante y la incidencia en amarillos no se conoce en Occidente.
No se relaciona con el tabaquismo aunque el tabaco puede agravar algunos casos, ni con la ingesta de alcohol.
No es inexorablemente hereditaria, pero se ha demostrado cierta predisposición hereditaria autosómica dominante.
No es contagiosa, ya que es funcional, de implicación bacteriana y no virósica. No se ha descubierto que se relacione con otras enfermedades directamente, salvo que consideremos la deficiencia inmunitaria leve como tal, lo cual puede deberse a muchos factores y por lo general es temporal. Sin embargo la estadística muestra una relación aparente con la obesidad, la diabetes mellitus y otras relacionadas a las deficiencias de la cicatrización. Pero las inmunodeficiencias son causa accesoria, no definitivamente etiológica, así como los factores de propensión (obesidad, diabetes, acné, etc.) sólo se asocian por afinidad estadística de las condiciones orgánicas, no como factores etiológicos en si. También hay afinidad estadística con el Síndrome de Cushing (producción excesiva de cortisol por adenoma en la hipófisis o por disfunciones de las suprarrenales), o por excesivo consumo medicamentoso con glucocorticoides.
También se encuentra en el cuadro estadístico, casos de acromegalia (excesiva producción de la horma de crecimiento GH ) que produce crecimiento anormal en diferentes partes del cuerpo (extremidades, mandíbula, cabeza, etc.)... Todo esto indica que hablamos de un desequilibrio glandular y aunque algunas de las dolencias recién mencionadas tienen causa en tumores que afectan a determinadas glándulas, no se ha determinado aún la etiología de la hidradenitis supurativa. Algunos investigadores han sugerido -por hallar también afinidad estadística- una relación con la enfermedad de Crohn, sin embargo al hacer la estadística inversa (verificar cuántos enfermos de Crohn padecen hidradenitis supurativa), el resultado fue insignificante y coincidente únicamente a similares condiciones alimentarias, modo de vida y alto nivel de estrés emocional.

No hay relación conocida con el uso de desodorantes, afeitado o cremas para la piel, pero como es lógico, es un factor a cuidar por los afectados. Se recomienda usar piedra de alumbre en vez que cremas desodorantes, porque tiene cierto poder bactericida, alcaliniza en vez de acidular, no tiene componentes irritantes salvo raros casos específicos de intolerancia a algún componente, pero hay en el mercado piedra de alumbre pura, que puede con lo olores más intensos.

CARACTERÍSTICAS: Es muy común que se la diagnostique mal, por confusión con el acné, a veces con picaduras de insectos, escoriaciones por hábitos laborales o se confunda con reacciones hepáticas. Es común que los enfermos tengan la piel seborreica, obesidad y profusa sudoración. Los síntomas son abscesos, tumoraciones o nodulaciones, dolor, picazón, ardor y secreción de pus o serosa, prurito y fiebre local. En casos graves, a fiebre puede ser generalizada.
EVOLUCIÓN: El tiempo de evolución va desde unos pocos meses hasta muchos años. Suele diagnosticarse cuando el paciente lleva meses padeciendo sin conseguirse nada con antibióticos, dadas las confusiones en el diagnóstico "a la rápida" y la gran cantidad de médicos que parecen no haber ni escuchado de esta dolencia.
Lo que ocurre en la hidradenitis supurativa es el taponamiento u oclusión de los conductos apocrinos o del folículo, a causa de la queratina, lo que produce dilatación del conducto y estasis dentro de la glándula ( es decir paralización del movimiento de los líquidos dentro de ella), lo que deviene en inflamación. Se inflama también folículo piloso y ahí es donde lo malo se pone peor, porque las
bacterias logran entrar en el folículo, luego en el conducto excretor de la apocrina, incuban bajo la queratina acumulada. Se multiplican muy rápido gracias al calor y el material que disponen para alimentarse, es decir los componentes del sudor apocrino, básicamente sulfato de dihidroepiandrosterona, grasas y proteínas..
La inflamación continúa, tanto por la falta de drenaje del sudor que aún puede estar produciendo la glándula a pesar de sus disfunciones, así como el aumento de la colonia bacteriana. Finalmente todo se rompe y aunque en el gráfico parece "aislado", estas glándulas están tan cercanas como los cabellos, así que otras glándulas quedan infectadas con gran rapidez. La secuencia puede extenderse en pocos días a miles de glándulas y hasta cientos de miles, con lo que tenemos un cuadro verdaderamente doloroso y feo de destrucción tisular (de los tejidos).

La piel presenta escamas, seborrea, erupciones, sarpullidos, enrojecimiento, necrosis epitelial severa, zonas de purulencia blancuzca e incluso hay casos donde aparecen colgajos verdosos debido a la intervención oportunista de hongos.
Puede evolucionar de muy diversas maneras, aparecer y reaparecer espontáneamente, provocando lesiones en una zona y a la vez siguiente en otra distinta y/o en la misma... Entre el 10 y el 15 % de los casos llegan al sangrado. Más de la mitad de los casos llegan a la fibrosis epitelial, induración por la acumulación de queratina y material seco diverso, y retracción de la piel. En muchos sitios sometidos a la pobreza y en especial a la falta de higiene, se han dado muchos casos mortales, porque aunque la medicina del mercado no conoce medicamento definitivos, al menos dispone de algunos recursos higiénicos y paliativos.
 

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO:
Lo primero, como es lógico, es que el médico sea meticuloso ante la sospecha de hidradenitis supurativa y no cometa la aberración como hemos sabido de algunos casos, de confundirla con herpes, con psoriasis y otros hasta con lupus, prescribiendo tratamientos que además de inútiles, resultaron dañinos. Por eso, como dicen algunos de nuestros asesores médicos: "Ten mucho cuidado con qué médico eliges, porque tenemos licencia para matar".
Una observación simple y un interrogatorio de dos minutos, no es suficiente para descartar nada ni para sospechar con fundamento ninguna dolencia, a menos que el médico sea clarividente... El primer análisis ha de ser el bacteriano, pero no vinculante al diagnóstico, porque en cualquier caso será un oportunismo microbiano, que sólo podrá servir para determinar qué antibióticos usar y que puede ser accesorio de cualquier clase de enfermedad y casi nunca la causa.
En esta enfermedad se puede encontrar cualquier cosa, no siempre los mismos tipos de bacterias y la forma en que se presenta también es demasiado diversa. La única manera de detectar la hidradenitis sin pasar por un análisis biológico muy profundo y detallado, o un análisis molecular que indique la composición de la excreciones al margen de la masa microbiana, es la observación microscópica in vivo. No podrá meter al paciente bajo el microscopio, claro, pero hay lupas y lupones manuales, suficientemente potentes como para explorar la epidermis y con un Microscopio vertical M-830, de 25 aumentos (cuesta unos 300 € ), se puede explorar la dermis con una operación sencilla y rápida. Por suerte, ya muchos médicos hacen esta operación y se van encontrando más casos cada vez, lo que si bien no soluciona el problema, se descarta lo que no es.
Los esteroides y antibiótios (tetraciclina y clindamicina son los más efectivos ) son paliativos más usados en casos graves. El antiandrógeno acetato de ciproterona y los esteroides han dado buenos resultados paliativos y quizá los mejores, según nuestra estadística, pero sin llegar a la solución definitiva. Con isotretinoina en vía oral se ha logrado también resultados en un diez por ciento de los casos plurimedicados, lo que hace inconsistente la estadística real de efectividad. Sobre los esteroides, son bien sabidos los efectos secundarios, que hay que tratar después..
En casos muy graves sólo ha resultado la cirugía, con ablación de toda la zona infectada, quitando hasta un milímetro por debajo de las apocrinas más profundas, pero en ocasiones ha sido necesario más profundidad. Esto conlleva múltiples riesgos, dado que los quirófanos son, por más medidas que se tomen, un reservorio de bacterias. Las operaciones en sí, con riesgo de dispersión séptica de más del 85 % en cualquier caso, hacen de esta alternativa la menos aconsejable, salvo que el caso sea realmente extremo y con riesgo vital.
En casos leves se aconseja el uso de ropa de algodón, holgada, sin fibras sintéticas, fomentos de agua caliente, limpieza con antiséptico de uso tópico (es decir de uso externo, sobre la piel) y evitar el consumo de huevo, mariscos y grasas.
AHORA VEAMOS QUÉ PASA CON LA PIRÁMIDE
A pesar de ser muy pocos los casos de diagnóstico seguro, hemos tenido el mismo resultado que con todos los pacientes con problemas epidérmicos graves (con excepción del lupus eritematoso y la psoriasis que tratamos aparte), por dos vías que la pirámide resuelve.
La primera y más rápida, es el cuadro sintomático. La segunda y más lenta, es la curación definitiva. Se usa la pirámide para dormir, combinando con sesiones de antipirámide. Con la piramidoterapia hablamos de una serie muy importante de ventajas:
a) Un mismo tratamiento desde el principio, ya que la diferencia entre eliminación de síntomas y curación definitiva es sólo cuestión de tiempo bajo una misma modalidad terapéutica mantenida.
b) Ausencia absoluta de efectos secundarios indeseables, antagonismos, antidotismos, riesgo de adicción, etc.
c) Efectos notables desde las primeras sesiones y/o pernoctaciones.
d) Ninguna incomodidad en el uso, ningún riesgo por invasión química ni física en el paciente.
e) Es una terapia absolutamente indolora, pero a la vez calmante, sedante y miorrelajante, con lo que alivia el dolor cortical y el cortico-cortical, al notar el alivio en los síntomas visibles. Si a estos pacientes - ¡ como a todos ! - se les trata con noesiterapia, no sólo se le ayuda a evitar el dolor sin invasión química, sino que se acelera el proceso de piramidoterapia, al predisponer mejor al paciente. Las terapias no invasivas combinadas así, son lo contrario del "circulo vicioso", es decir que se forma un "círculo sofrológico" acelerando la curación.
f) Suma de ventajas añadidas, como puede comprenderse, derivadas de los factores del Efecto Piramidal: Antiflogístico, miorrelajante, sedante, analgésico y bacteriostático, tal como se ha certificado científicamente y las cualidades que hemos verificado hasta el hartazgo, en laboratorio químico, microbiológico, fisico y en miles de pacientes: antioxidante, antirreumático y antidegenerativo.
Este último efecto, hace referencia a la capacidad de corregir las estructuras moleculares, con lo que todas las células, vuelven tarde o temprano a su funcionamiento óptimo. No es la medicina la que pone pautas a la química, sino la química a la medicina, del mismo modo que no es la química la que impone pautas a la física, sino a la inversa. Las pirámides tienen un efecto FÍSICO, como podrá apreciarse si se estudia el Manual Básico de Piramidología, y esos efectos son cuánticos y atómicos, por lo tanto, efectualmente, moleculares.
Si la materia se corrige desde su más profunda estructura cuántica, que es la que definirá la estructura y completitud atómica, y por ende el orden molecular, éste afectará luego en todo lo complejo de la biología, volviendo a la función correcta de cada parte, tal como está planificado en el plan genético. Bien saben los genetistas que para que una enfermedad sea "genética", debe ser también "congénita". Si no se nació con una enfermedad (y la hidrodenitis no se tiene antes que las primeras eyaculaciones), es que se adquirió porque muchas cosas se desordenaron, haya o no algún factor de "propensión genética"... Incluso algunas enfermedades genéticas se podrían tratar con pirámides, pero por ahora la muestra es insuficiente como para presentar una tesis.
El resultado invariable de un reordenamiento cuántico, atómico y molecular, será la eliminación de la degeneración en el plano químico -cualquiera sea el desorden- lo que inexorablemente se traducirá en el reordenamiento de funciones en el plano biológico, innegablemente derivado y efectual de lo anterior.

PRIMERA PARTE DEL PROCESO CURATIVO: ALIVIO SINTOMÁTICO
Hay un efecto antiflogístico (antiinflamatorio) muy potente y rápido, y el bacteriostático, con el que se ha tratado septicemias extremas (gangrenas) con éxito total. En la hidradenitis como en cualquier inflamación, ésta se reducirá notablemente en pocas horas y a veces se verifica en mucho menos de una hora, dependiendo del caso. Dentro de la eliminación de síntomas, hay que dividir en dos también esta parte.
a) La bacteriostasis, que empezará a verificarse en tantas horas como viva la última bacteria que haya nacido, y en algunas especies más resistentes a la inanición y al propio efecto piramidal, lo que dure el ciclo de reproducción más el lapso de vida de la bacteria. Algunas cepas raras y más resistentes pueden mitosearse un par de veces más a pesar del Efecto Piramidal, pero son excepcionales.
Considerando la promiscuidad biológica de la hidradenitis, es posible que el promedio de la bacteriostasis total demore en algunos casos hasta los cinco días, porque ya existe mucho material fagocitable para alimentar a las bacterias, dentro de las apocrinas, en el folículo y disperso en la dermis. No obstante, a partir de los pocos minutos de terapia, no continuará el proceso de proteolisis, lo que marcará la imposibilidad de las bacterias de continuar su ataque.
b) El drenaje por la reestructuración molecular básica, se verifica en menos de una hora en todas las atenciones en traumatología. En la hidradenitis supurativa hay una importante diferencia y es que los conductos apocrinos están tapados con queratina, de modo que la desinflamación ocurrirá más lentamente en lo general, sin embargo será igualmente visible en menos de una hora porque:
a-1) Muchas de las bacterias estarán en media hora, entrando en esporulación, con lo que reducirán su tamaño considerablemente. Otras estarán muertas, dependiendo de cómo se haga la terapia. Recuérdese que la pirámide es bacteriostática, no bactericida, pero la antipirámide es levemente bactericida. de espectro más amplio que el mejor antibiótico.
a-2) La reestructuración molecular del agua será apenas lo suficiente como para movilizar los líquidos y pasar una parte a través de los tapones de queratina, pero eso y el propio efecto magnético, (aunque sólo se trata del medio Gauss del campo telúrico) sacarán de la estasis a la mayor parte de las apocrinas; al menos a las que tengan todavía funciones mínimas y fuerza excretora.
a-3) También la fibrina, plaquetas y microbios magnetófobos (todos los saprófitos y fagos) habrán comenzado a deshidratarse, aumentando el luminal intersticial, con lo que los líquidos menos densos empezarán a fluir, tanto a través de la queratina en el ducto apocrino, como en los microcapilares rotos y cualquier otro intersticio.
Todo este proceso tendrá también alivio sintomático perceptivo para el paciente.
SEGUNDA PARTE DEL PROCESO CURATIVO: RECUPERACIÓN MORFOMOLECULAR

Como ya he esbozado más arriba, hay una reestructuración de patrones energéticos (cuánticos) y por ende completitud y tensioactivación atómica. Los átomos así afectados (con sus equilibrios recuperados) harán menos vulnerables las moléculas que forman. Y esas moléculas, reestructuradas y tensioactivadas tanto desde sus propios átomos (tensioactivación interna), como por el efecto directo del campo magnético de la pirámide que seguirá trabajando también sobre ellas, transmitirán esa optimización a los cromosomas, ADN, organelos, citoplasma... En fin, a todos los mecanismos biológicos de los que forman parte.
Pera entenderlo mejor cabe una pregunta ejemplar: Se sabe que la hidradenitis supurativa se produce porque las apocrinas producen demasiada queratina, se taponan los conductos excretores, viene la inflamación y... ¡Cataplum!... Tenemos una hidradenitis... ¿Y cómo es que no se ha podido curar?. Pues porque en realidad no se conoce la etiología. Sólo se conoce el último tramo de la cadena causa-efecto... Y ni siquiera ha logrado la medicina comprender bien este tramo para poder atajar el tema antes de llegar a la etapa de infección. No se sabe qué hormona, lípido, enzima, radiación o vaya a saber qué, produce una disfunción en las glándulas y una inhibición de los antígenos que deberían aparecer allí y no aparecen...
Pues para comprender esto a fondo, tendría que meterme a explicar la física cuántica y lo que significa una reestructuración molecular, lo cual ya está explicado en los libros Revolución Terapéutica de las Pirámides y en Tecnología Sagrada de las Pirámides, y en otro que estamos escribiendo ahora; pero para no dejar tan al aire la respuesta, va una síntesis sin detalles:
Cada glándula -cualquiera del cuerpo- tiene una célula madre, o si no se acepta el término en este caso no vamos discutir eso porque daría para largo y los pacientes no pueden seguir esperando..., llamémosle "célula regente", que será siempre la primera en responder a la orden recibida mediante las hormonas y todas las demás reaccionarán de acuerdo al comportamiento de esa regente. Hay citólogos a favor y en contra de esta explicación, pero aún los que están en contra reconocen que "algo así" es lo que ocurre en el orden celular y cuyo origen funcional (o "disfuncional", para el caso) está en el terreno de lo morfomolecular, donde los más potentes microscopios electrónicos de barrido, a lo sumo nos pueden brindar datos de simetría molecular (que ya es bastante para localizar un buen tramo de la etiología). Pero no es posible sin entrar en la cuántica avanzada, comprender la incidencia que las tensiones atómicas intramoleculares van a tener sobre las células.
Para hacer más gráfico el asunto, digamos que bastan unas cuántas moléculas (por ejemplo de los andrógenos, pero que podría ser cualquier compuesto), para hacer que las apocrinas se vuelvan locas y empiecen a producir mucha secreción y de mala calidad... Claro que no es tan simple, porque cuantitativamente, además ese desequilibrio implica un consumo de aminoácidos, mucopolisacáridos, calcio y proteínas que no deberían aparecer en las apocrinas, o sea que combinado con aquellas moléculas que hacen flipar a las glándulas, tenemos otra parte del cuerpo que anda afectada por lo mismo. Digamos -y disculpen lo prosaico de la parábola- que el pueblo se volvió loco porque el tabernero se drogó y empezó a repartir en un día la cerveza de todo un año... Luego los taberneros de los pueblos de alrededor decidieron hacer lo mismo... ¿Y quién fue el muy camionero que les llevó tanta provisión justo ese día a todos los taberneros?.
Pues sin entrar a detallar largamente el tema cuantitativo, lo fácil de entender es que el Efecto Piramidal produce tensioactivación cuántica, atómica y molecular, con lo que todos los sistemas, desde los más elementales protobios hasta las más complejas células del cuerpo recuperarán su funcionalidad, en tiempo inversamente proporcional a la completitud alimentaria del individuo. (porque la pirámide no arregla carencias nutricionales, aunque el cuerpo pueda hacer milagros con lo poco que haya). Como descartamos las carencias en la hidradenitis supurativa, tanto por las estadísticas recogidas de toda América, Africa y Europa, podemos decir que las pirámides ya son la mejor opción para los enfermos de hidradenitis, al igual que ocurre con todas esas dolencias de "etiología desconocida".
En la medicina no aciertan con lo cuantitativo ni lo cualitativo, porque ese terreno pertenece a la física, incluso más que a la química. Algún día se sabrá más, cuando los físicos dejen de hacer el ridículo buscando la "partícula de Dios" (gastando los miles de millones de dineros del Diablo) y se pongan a trabajar con los médicos, los biólogos y los químicos para encontrar respuestas y soluciones, en vez de investigar estos últimos cómo prolongar agonías estrujando los bolsillos de los enfermos.
Mientras ese milagro no ocurra, nosotros tenemos uno en marcha que se llama PIRAMIDOTERAPIA, que funciona muy bien en tantas dolencias porque no ataca a nada, ni rompe nada, sino que reconstituye todo, a partir del microuniverso cuántico. Ni siquiera mata bacterias en su modalidad de uso interior, sino que a las más resistentes las obliga a esporulizarse y son luego eliminadas por el organismo, o bien mueren por inanición debido a la imposibilidad de putrefacción. Recuerda esta frase, doctor: En la pirámide bien construida e instalada NO SE PUDRE NADA...
El tratamiento PIRÁMIDE se hace con pirámide propiamente dicha, o sea el interior de la pirámide, como la Piramicama. Ocho horas diarias en ella es suficiente para imposibilitar cualquier descomposición entrópica (desordenada, azarosa, como la putrefacción) sin perjuicio de las bacterias simbióticas (las de la flora intestinal) ya que ellas resultan benéficamente afectadas porque no comen putrefacción, sino que hacen descomposición isotrópica (digestión). Además, al no tener bacterias infecciosas que perturben su labor, las digestiones se optimizan y desaparecen enfermedades como la de Crohn, incluso en paciente con décadas de cronicidad.
En estos casos, como en reumas o cualquier dolencia crónica, la Hércules es la mejor opción, porque es entre tres y cuatro veces más potente, dependiendo de ciertas variables geobiológicas.
El tratamiento de ANTIPIRÁMIDE (el campo que se forma DEBAJO de la pirámide), se aplica en sesiones cuyos tiempo dependerán de la zona a tratar y las condiciones de cada paciente. Sólo cabe agregar que DENTRO de la pirámide puede permanecerse todo el tiempo y mientras más, tanto mejor. Pero en la Antipirámide hay tiempos limitados que el médico debe considerar criteriosamente en cada caso. Piramicasa contacta a médicos como a particulares con algunos colegas especializados de Cuba, que llevan al igual que nosotros, casi cuatro décadas de investigación con pirámides. El Grupo Osiris en la investigación física y cuántica, ellos en la práctica cotidiana con más de cien mil pacientes tratados hasta la fecha, tanto en Cuba como en otros países. En Argentina, Uruguay, Venezuela, Colombia, México, Panamá, Nicaragua, Guatemala, USA, Rusia, Francia y España, hay terapeutas y médicos usándolas desde hace varios años.
HIPERHIDROSIS Y PIRÁMIDES:
Se han tratado casos en España y Francia, algunos casos con combinación de consulta psicológica, con interconsulta homeopática y endocrinológica, por lo que conocemos la diversidad sintomática, así como las complicaciones y por lo tanto, lo que la pirámide puede hacer al respecto.
Es de estimar que con el uso prolongado de la pirámide desaparezcan todas las disfunciones causales, tal como ocurre a practicamente la totalidad de usuarios, con excepción de las dolencias de etiología absolutamente psicosomática, en los que sólo se logra alivio sintomático cíclico.
Pero lo más importante será la imposibilidad de desarrollar una sintomatología infecciosa como tenemos constancia de algunos casos, en que ha habido conversión (o mejor dicho extensión) de hiperhidrosis a hidradenitis.
Los factores que causan mal olor son complicaciones bacterianas y rara vez por descomposición de los ácidos lácticos y ecético, y aunque la mayoría de los pacientes de hiperhidrosis no llegan a tenerla gracias a la higiene, con la pirámide queda solucionado ese tema y fuera de riesgo; entre otras razones porque el sudor pierde acidez sin descomposición propiamente dicha.
La pirámide seca la materia, sí, pero no la materia viva... En el caso de estas dolencias lo que hace es corregir disfunciones endocrinas, con tonificación del sistema nervioso (tanto del simpático como del parasimpático, pues hablamos de optimización funcional de las neuronas).
Hemos estudiado estos problemas desde hace tiempo, ya que algunas veces una corrección psicológica ha resuelto casos de hidradenitis e hiperhidrosis (siempre que no hubiera complicaciones bacterianas ya manifiestas) y hemos detectado casos de hiperhidrosis en que de ninguna manera puede hablarse de "enfermedad", por tratarse de constituciones orgánicas perfectamente funcionales, es decir de características congénitas irreversibles, con gran tamaño de las ecrinas o las apocrinas, un sistema nervioso potente y excelente circulación de fluidos en el sistema endrocrino y el sistema de capilares epidéricos.
En casos así (sólo dados en la hiperidrosis, no en la hidradenitis), la pirámide evita toda posibilidad de consecuencias infecciosas, mal olor y conversión en hidradenitis.

Dr. Daniel Romero Suárez y Gabriel Silva
Para tratamientos de antipirámide, utilizamos modelos más pequeños.

Actualización Setiembre 2014


TODOS NUESTROS PRODUCTOS