ABEJAS Y COLMENAS FORTALECIDAS


En breve tendremos más actualizada esta página, especialmente dedicada a la apiterapia (terapia en humanos con productos apícolas), así como a las terapias y tratamientos con pirámides para las colmenas. En este momento se llevan a cabo diversos experimentos, con los que vamos a enriquecer el ya nutrido cúmulo de realizaciones terapéuticas en Cuba, donde se ha logrado erradicar la ascosferosis y otras enfermedades de las abejas, así como se ha aumentado la producción de miel.

Apicultor tratando colmena abejas con pirámide

Poco a poco se van sumando apicultores que van descubriendo cómo pueden hacerse tratamientos con pirámide y con antipirámide para tratar diversas enfermedades de las abejas. Las colmenas infectadas con varroa o con ascosferosis, van siendo recuperadas de modo espectacular, sin tener que quemarlas. A partir de ello, como conociendo la cantidad de beneficios logrados en seres humanos, podemos deducir cuán poderosa resulta la terapia piramidal para tratar las colmenas. Se les deja libres de bacterias infecciosas, como a los humanos, vegetales o animales de cualquier especie, sin contraindicaciones ni efectos secundarios indeseables.

Con este vídeo tenemos un testimonio que no sólo involucra a un apicultor, sino a todo el Estado cubano, que ha llevado a cabo meticulosos planes de prueba de la terapia piramidal, con los resultados que podemos apreciar, descritos por la Dr. Helena Varona.



DOS FORMAS DE TRATAMIENTO

Podemos tratar las colmenas DENTRO de la pirámide, de modo permanente, ya fabricando las colmenas con forma piramidal, o bien colocándolas dentro de la estructura. El costo por ahora resulta elevado para los apicultores en esta modalidad, pero existen planes para hacerlas más económicas. La otra forma de tratamiento, es con antipirámide, con la cual también se obtienen grandes beneficios, con unas pocas pirámides o incluso una única, dependiendo de la cantidad de colmenas a tratar. Las sesiones se hacen en la actualidad de unos 45 minutos para desinfectar las colmenas, agregando una sesión de 20 minutos durante la noche, a fin de afectar con la limpieza el propio cuerpo de las abejas y no sólo el ámbito de la colmena.

Apicultores tratando colmenas con antipirámide

Con ello se consigue aumentar la actividad de las abejas, por lo tanto un aumento visible en la producción y -aunque es algo subjetivo- se ha reportado mejoras notables en la calidad de la miel. Con más razón, importa la calidad de los productos apícolas cuando van a usarse para apiterapia en humanos. También es interesante la observación de algunos apicultores, sobre la mayor actividad en la polinización que efectúan las abejas tratadas, tanto en el interior de la pirámide como en la antipirámide. Esto simplemente se debe a una mayor vitalidad de las abejas, que efectúan un trabajo más intenso. No se debe a algún efecto especial de influencia de la energía piramidal en cuanto a que las abejas "seleccionan mejor" ni nada por el estilo. Simplemente es la polinización mejorada por la mayor actividad. En algunos casos el aumento de la producción de miel ha superado el 30% más del nivel óptimo.

Fortaleciendo las abejas reina con pirámide de aluminio

Se estima que la producción de las colmenas que permanecen de modo constante dentro de una estructura piramidal, aumenta entre el 35 % y el 45 %, además de las ventajas médicas propiamente dichas, es decir la ausencia de elementos putrefactantes en las abejas y en la colmena.

 Ir a pirámides Hygia y Horus Ir a Piramicama Ir a Bungalows y casas de campo piramidales

En Cuba, debido a la carestía del aluminio, utilizan pirámides de muy mala calidad. Así y todo, con precauciones diferentes que las que requieren las nuestras, sus pirámides han conseguido eliminar la escosferosis y otras plagas en toda la Isla.


PROBLEMAS DE LA APICULTURA


EXTINCIÓN DE LAS ABEJAS

Somos concientes del grave problema global que tiene la apicultura y que la desaparición de las abejas podría provocar nada menos que la extinción de la vida en el planeta. Transgénicos, otras especies invasoras, avispas, enfermedades varias, problemas geobiológicos causados por el HAARP, contaminación elctromagnética y de varias clases... En fin, que con las pirámides se consiguen muchas mejoras, al menos en lo local y al margen de los transgénicos, que han hecho desaparecer poblaciones apícolas casi en su totalidad en varios Estados de USA y Canadá.

Hasta ahora lo conseguido con las pirámides nuestras (Hygias y Horus), es aumentar la producción melífera cerca del 20 %, que no es lo más importante, pues lo realmente importante es la eliminación de la varroa, la ascosferosis y otras pestes de etiología bacteriana, que por lo general no están bien clasificadas porque cada vez hay menos investigación microbiológica en relación a las abejas.

La varroa tarda un poco en desaparecer de las colmenas y necesita algunas semanas de tratamiento, pero la ascosferosis se combate en menos tiempo y también es posible usar las pirámides como tratamiento preventivo, a la vez que estimulante de la colmena.
Con las más grandes, metiendo la colmena completa, se consigue lo mismo y se puede aumentar la producción hasta un 32% según los pocos amigos que las usan. El problema es que la calidad del aluminio que empleamos es muy cara, así que la mayoría prefiere las pirámides pequeñas, con las que se consigue prácticamente lo mismo, aunque con algunas horas más de dedicación. Un colmenar de -por ejemplo- cincuenta unidades, necesitará al menos diez pirámides Horus para mantener una excelente sanidad. La aplicación será siempre en la modalidad antipiramide y hay diversos diseños muy simples para usarlas con comodidad. Pero el tiempo de exposición tiene que ser disciplinado, no mayor de media hora en modo preventivo y no mayor de cincuenta minutos en casos de tratamiento de varroa, ascosferosis y otras infecciones.


No sabemos hasta dónde puede ayudar la pirámide en esos otros problemas que no son enfermedades, como las geopatías que aparecen aleatorias en algunos lugares, pero sí sabemos que disminuye (en usos humanos, apícolas o de cualquier clase) el impacto biológico de las ondas no ionizantes, como el de las antenas de telefonía, así como de los campos magnéticos de los tendidos de alta tensión.
En cuanto a ataques a la colmena por otras especies, como las avispas, etc., si no son saprófitos no habrá efectos contra estos invasores. Sólo habrá una mayor recuperación de las abejas heridas supervivientes.
Los daños producidos en la población de abejas por agentes químicos, en alguna medida se reducirán, porque tenemos comprobado que mejora su estado general igual que en cualquier persona, planta o animal, pero no podemos "pedirle peras al olmo". Si el agente es un veneno potente, el efecto piramidal puede ser insuficiente en muchos casos de aplicaciones agroquímicas cercanas a la colmena.

Las soluciones a nivel global, aparte del uso de pirámides que se va expandiendo poco a poco, es que los apicultores se unan contra la producción de agrogénicos, así como contra el uso de agroquímicos en todo cuanto sea posible. Aquí deben tallar científicos, que sean escuchados por los políticos y los apicultores son en buena parte, los destinados a defender a la Humanidad, a través de la defensa de las abejas. La fruta, la hortaliza, el pasto de los animales, todo lo que comemos que provenga de la agricultura, depende directa o indirectamente de la existencia de poblaciones sanas y abundantes de abeja. No sólo nos brindan la miel. Eso es lo de menos, aunque sea primordial para la economía del apicultor.



VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA - Viaje Científico e Iniciático para todas las edades