CONSERVACIÓN INDEFINIDA DE MATERIA ORGÁNICA Y OTRAS

 

DIFERENCIA ENTRE CONSERVAR POR CONGELACIÓN Y POR PIRAMIDALIZACIÓN

La congelación es una cosa y piramidalizar es otra muy diferente. Mientras que el frío aprieta las moléculas "a la fuerza", también desvitaliza, por eso lo congelado no puede volverse a congelar tras su descongelado, donde ya habría una deformación molecular más importante que la previa. Además, el frío sólo inhibe los procesos de putrefacción temporalmente (mientras se mantiene la congelación). Y también se congelan las bacterias y demás "bichitos", pero la mayoría se reactivan al descongelar la materia.
En la pirámide las moléculas no se comprimen a la fuerza, sino que se reestructuran naturalmente por tensioactivación cuántica, lo cual es muy diferente. Al final ocupan, como en el frío, el menor volumen posible de acuerdo a su simetría natural, pero en el más perfecto orden, con una completitud cuántica que las mejora y por eso algo bien piramidalizado dura muchísimo.

En los organismos vivos el efecto se va con el tiempo porque vamos cambiando la materia, incorporando agua normal, comida normal, etc.
Pero en la materia inerte, como la carne o la leche, la fruta o verdura disecada en la pirámide, el efecto dura muchísimo tras sacarlo de la pirámide, si se ha dejado completar el proceso. (unos tres meses para la carne o el pescado, que es lo más exigente para su momificación).

Un trozo de carne que el Dr. Ulises Sosa Salinas lleva consigo en un frasquito desde hace como diez años, se mantiene inalterable a pesar de que en cada conferencia o curso que da, la saca y pasa por las manos de todos sus alumnos. Ni siquiera ha perdido su olor a carne, algo más fuerte y agradable que la de una carne seca al sol. Incluso ésta (el "charqui") pierde su olor al cabo de un par de meses y luego empieza a oler de otra manera... ¡A podrido!. O sea que una momificación (aunque se trate de apitoxina, carne, pescado, fruta, verdura, semillas o cualquier otra substancia) no perderá sus propiedades si está bien piramidalizada. En las semillas hay una diferencia, porque no es simple "materia inerte", sino materia viva, que aunque se liofiliza, no muere, permanece indefinidamente su poder germinativo.

El "misterio" del manto de la Virgen de Guadalupe, hace tres décadas que quedó resuelto para nosotros en su aspecto de conservación. Desde hace más de 400 años, millones de personas han tocado y besado la tela, que en realidad es de algodón. Y aunque éste puede durar muchísimo, no duraría tanto al aire (aunque sea bajo techo) y menos sobreviviría a la miles de bacterias que cada día ha venido recibiendo de manos y labios de sus devotos.
.Aunque ahora le pusieron de tal modo que nadie la toca, el tema tiene "tela..." nunca mejor dicho.
en http://www.portodoslosmedios.com/2013/12/14-mitos-y-verdades-de-la-virgen-de-guadalupe.html
pueden ver algunas cuestiones al respecto. Sin duda el tecnólogo que pintó la tela, también sabía cómo conservarla de modo indefinido.
En ese artículo se menciona la técnica del "Template Painting", pero eso no es inviable para una obra de esas características, que aún con finos difuminadores modernos sería casi imposible de lograr, y totalmente imposible en aquella época, contar con conocimientos de òptica para pintar las refracciones en los ojos, y los conocimientos astronómicos para pintar un cuadro estelar exacto de veinte años antes. Si el Arzobispo Alonso de Montúfar (supuestamente encargó la pintura al indígena Marco Cipac de Aquino), no pudo ser antes de 1551, cuando ocupó el arzobispado vacante desde la muerte de Fray de Zumarraga, ocurrida tres años antes. Y el cuadro estelar es del 12 de Diciembre de1531.

EN CONCLUSIÓN: El manto fue fabricado por un tecnólogo con avances que apenas alcanzamos hoy.

1) No usó una impresora Canon, ni menos una Hewlett-Packard, sino algo mucho mejor, ya que no hay ni señales de partículas de tinta, que ni soplando un elefante con la técnica de soplar con una caña como aerógrafo.

2) Tenía conocimientos de óptica como para hacer refracciones y otros fenómenos aún más raros en los ojos, ya que la pupila realmente parece contraerse según la distancia. Ese efecto lo descubrió Augustin-Jean Fresnel alrededor de 1810, sin tener relación alguna que sepamos, con la Virgen de Guadalupe. Buscaba ayudar a su tío Léonor Mérimée, que era pintor, y consiguió hacerlo en el cuadro "L'oeil de Horus" (El Ojo de Horus) con técnicas de relieve sobre una especie de cartón de harina, pero ningún artista ha podido reproducir el efecto en una tela ni en una placa lisa hasta hoy, y ya es bien difícil hacerlo con la técnica de Fresnel, porque requiere conocimientos de óptica, geometría y matemáticas

3) Tenía capacidad técnica (que no es sólo saber de astronomía), para hacer un cuadro celeste retrospectivo a veinte años antes. Eso en el caso que fuese pintado en 1551, en vez que en 1531 como afirma ese artículo y lo he leído en otros.

4) Sabía cómo liofilizar una tela, de tal modo que no ha sido atacada por las inclemencias del tiempo, el aire los cambios de temperatura, ni por las bacterias ni hongos, ni por una bomba que en 1921 rompió todo lo que estaba cerca dejando intacta la tela, ni por una rociada con ácido del que sólo queda una especia de "cicatriz" apenas visible.

Esos son los cuatro verdaderos misterios del manto guadalupano, pero este cuarto misterio, que quizá deberíamos poner en primer lugar, es el que podemos estar seguros de responder el "¿cómo lo hacen?"
Unos meses la tela puesta en una buena pirámide, y ya me dirán si hacen sus propios experimentos. La ropa hecha con telas que no lleven químicos para obsolescencia programada, duraría siglos o milenios, según el desgaste mecánico que sufriera. Y los que duermen en Piramicamas deberían llevar mejor control del desgaste de sus sábanas, que aún con esos químicos para que duren poco, duran muchísimo más. Y nosotros también, sin necesidad de congelarnos... ni momificarnos.

Seguiremos ampliando información sobre conservación. La clave: Nada se pudre dentro de una pirámide correctamente fabricada y orientada.

 Ir a pirámides Hygia y Horus Ir a Piramicama Ir a Bungalows y casas de campo piramidales

VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA - Viaje Científico e Iniciático para todas las edades