REALIDAD DE LA MEDITACIÓN


La pirámide, al igual que una nevera, un televisor o un horno, tiene utilidades específicas. Cualquiera de estos artefactos presta muchas y diversas utilidades, pero no podemos mezclar los tantos y cocinar en la nevera, sintonizar la televisión en el horno o refrigerar en el televisor.

Meditación de una mujer en el interior de una pirámide

Pues con las pirámides, hay gente que pretende funciones que, aunque pudiera realizarlas bajo ciertas condiciones, no corresponden al uso para el que están diseñadas. Es cierto que la pirámide ayuda a la meditación y otras actividades psíquicas, pero todo tiene su modo, su técnica. No es cuestión de que uno se meterá dentro de la pirámide y a los diez minutos tendrá una "experiencia mística" o saldrá "iluminado", ni conseguirá en unos días "conectar con los hermanitos extraterrestres". Sin entrar en lo que eventualmente puede ocurrir, dentro de los fenómenos sorprendentes de las pirámides, lo que se busca con ellas es un beneficio orgánico, fisiológico y terapéutico. De ello surgen condiciones mucho mejores para realizar cualquier tipo de práctica psíquica, mental o espiritual y en ocasiones éstas se producen antes de lo esperado por diversas razones; pero pretender que la pirámide es sólo un instrumento de meditación, es como decir que el televisor sólo sirve para ver fútbol, o que una cocina sólo puede servir para calentar agua.

Me comentaba un amigo algo que ya me han dicho otras personas, respecto a la meditación en la pirámide. Se trata de que antes de empezar a dormir en la piramicama, hacía normalmente sus "meditaciones", y ahora no consigue hacerlas porque se queda dormido, o "la mente no me lleva a ninguna parte". Esto me llamó la atención, porque la mente no es quien decide "a dónde ir", sino que es un instrumento a modo de tablero de mandos de la CONCIENCIA, pero ella, la Consciencia (y no la mente) es el foco de nuestro Ser, es quien debe decidir "dónde ir".

Indagando sobre qué tipo de meditaciones hacía, por su descripción me encuentro con que no se trata realmente de ninguna forma de MEDITACIÓN, sino de algo que muchas personas llaman así, lo practican a diario, y no es otra cosa que una especie de masturbación mental pseudoespiritual, que los yoguis avanzados llaman "mayainani", o sea ilusión peligrosa (o dañina) y en psicología llamamos "oniria" o ensoñación.


Estas supuestas meditaciones o falsos "ejercicios espirituales" son un vicio nada nuevo, sólo que ahora se les da el errado nombre de "meditaciones", cuando desde siempre se llaman "ONIRIAS", es decir sueños autoinducidos, divagaciones dirigidas por el subconsciente, procesos imaginativos semi-conscientes, en los que la INTELIGENCIA y la AUTOOBSERVACIÓN casi no se aplican para nada. En esos estados es cuando mayor porcentaje de casos de "comunicación extraterrestre" o con los ángeles existe, porque los arquetipos y deseos se manifiestan más claramente, y la persona tiende a confundirlo con experiencias "extrasensoriales" o parapsicológicas.

La MEDITACIÓN MÁS IMPORTANTE es la PSICOLÓGICA y no requiere de la pirámide aunque ésta ayude mucho en cualquier proceso, pero este es un proceso de autovigilancia permanente que debemos establecer de modo constante, no sólo cuando estamos en la pirámide, para ser cada vez más concientes en todo momento y lugar, descubrir y eliminar nuestros "yoes psicológicos", a partir de observar las motivaciones emocionales de nuestros actos, para luego instalar en nuestra mente los verdaderos aspectos del Yo Real.
Ésta y otras actividades psíquicas, mentales y trabajos intelectuales sí que se ven beneficiados en la pirámide, pero las ONIRIAS no se logran, a menos que se haya dormido lo suficiente, o sea que resultarían mejor en la mañana y no en la noche, pero además, no deberían hacerse, porque no dejan nada positivo. Mucho mejor es usar esa energía en actividades creativas, hacer diseños de algo que pueda concretarse, planificar actividades útiles para uno y para los demás, dirigir la visualización de algo coherente, en vez de dejar librada la mente a los azares de sus recovecos.

 Ir a pirámides Hygia y Horus Ir a Piramicama Ir a Bungalows y casas de campo piramidales

La pirámide, entre otros beneficios, produce relajación muscular y nerviosa, entonces aquellas actividades mentales "sueltas" como las onirias, sin esa tonicidad nerviosa propia de los procesos intelectuales, se hacen difusas; así la oniria acaba apenas empieza y el experimentador se duerme. Igual ocurre eso en otras actividades, si se está muy cansado, por lo tanto, hay que ubicar el horario adecuado para cada cosa.
La meditación en una pirámide mejora factores orgánicos, la irrigación cerebral, aumento del campo bioenergético...

En los procesos en que la Inteligencia (especialmente la inteligencia creativa) tiene su rol fundamental, la pirámide es el mejor sitio para su desarrollo y de ello -que es un tema largo- hablaremos en otro momento. Pero incluso las actividades psíquicas positivas y las intelectuales, han de realizarse teniendo en cuenta uno de los principales efectos fisiológicos de las pirámides, como la relajación nerviosa y muscular.
Si intentamos estas actividades tras las andanzas del día, la pirámide no nos ayudará mucho, e igual que ocurre con las onirias, porque tenderemos a quedarnos dormidos. Téngase en cuenta que uno de los mayores beneficios de las pirámides en este sentido, es la corrección de trastornos del sueño, incluso cuando son crónicos.

Por lo tanto, estas actividades psíquicas e intelectuales han de realizarse en horarios en que nuestro cuerpo no está cansado, o sea -preferentemente- por la mañana, luego haber dormido todo lo suficiente, cuando nuestro cuerpo sigue estando muy relajado pero nuestra mente empieza a trabajar. La mente tiene biorritmos algo diferentes de los del cuerpo, así que -salvo raras excepciones- un par de horas después de haberse despertado, tiene su más excelente actividad, mientras que el cuerpo la tiene entre cuatro y ocho horas después.

Dos hermanas en el interior de una pirámide

La mejor hora para meditar, pensar objetivamente, planificar, visualizar planes y objetivos o cualquier otra actividad psíquica, es DOS HORAS DESPUÉS de haberse despertado. Pero en la Pirámide, las personas que por trabajo u otras obligaciones no puedan aprovechar ese horario, igual podrán hacerlo inmediatamente después de despertarse, con mucho más provecho que por la noche, cuando tanto el cuerpo como la mente están exigiendo descanso. La pirámide da este descanso mucho mejor que cualquier ambiente, pero no le pidamos que -encima- nos permita entrar en la fase de relajación profunda junto con la de trabajo mental intenso.
Algunas experiencias curiosas se dan también al dormirse en la pirámide cuando no vivimos muy estresados por el trabajo, pero se debe a una mayor producción cerebral de ondas Alfa. Esto es lo que determina un pasaje más suave al sueño profundo, completando el proceso biorrítmico mejor que en cualquier otro sitio, pero nuestra sugerencia es que al ir a dormir, intente no pensar en cosas materiales ni en problemas de ninguna clase, sino entregarse a la propia Alma, al propio Ser Espiritual para que dirija nuestro sueño y nuestra vida al día siguiente y todos los días. Durmiéndose de esta manera, desenchufándose de la cotidia, conseguimos mucho más de lo que puedo explicar aquí.

MUY IMPORTANTE: las "onirias", aunque no lo parezca, consumen tanta energía como cualquier trabajo intelectual, sólo que sin ningún fruto más que el hedonismo y las supuestas comunicaciones con seres extraterrenos y entidades extradimensionales. No digo que estas cosas no sean posibles, pero la pirámide tiene funciones mucho mejores, y en lo psíquico, nada bueno se logra sin disciplina mental, así como a la pirámide no se le saca todo el provecho que da sin un mínimo de atención a lo que PIRAMICASA instruye mediante la web y en nuestros libros.

Un Abrazo relajado



VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA - Viaje Científico e Iniciático para todas las edades