GEOPATÍAS, LÍNEAS HARTMANN, VERDE NEGATIVO Y TABLA DE BOVIS


La Geobiología, como toda disciplina científica en recuperación, a partir de antiguas referencias (como el Feng Shui, las enseñanzas de los Celtas, los Druidas y las prácticas derivadas de descubrimientos modernos) adolece de una serie de conceptos mal interpretados, que dan lugar a diversos errores prácticos. En este artículo nos referimos a "mitos" como errores, algunos por incompletitud de las investigaciones, otros por interpretar conceptos erradamente en las traducciones, otros porque penosamente, hay mucha gente que habla "de oídas" sobre lo que no sabe, como si de verdades comprobadas se tratase. Eso ocurre en todas las disciplinas y más aún en las más nuevas o las que son producto de recuperación de ciencias ancestrales. Así que, tanto la geobiología como la piramidología, padecen actualmente una serie de "mitos" que debemos ir solucionando para poder avanzar. Tratamos a continuación el tema de las "líneas geopáticas", el "verde negativo" y la tabla de Bovis.

NOTA: Unidades de Bovis se abrevia uB ó UB.


LÍNEAS HARTMANN, CURRY Y GEOPATÍAS

Respecto a las geopatías, suele creerse que estar encima de una línea Hartmann es estar sobre una geopatía, cuando éstas son parte del campo magnético del planeta, sin el cual no podríamos vivir, y de estas líneas dependen muchas funciones de los organismos superiores. La cuestión es no estar sobre una línea de agua, que casi siempre genera una línea nociva, pero las líneas Hartmann, Curry, etc, no son necesariamente nocivas, sino algunos de sus cruces, dependiendo de la composición del terreno y otros factores. Las pirámides varían en su potencia según las líneas Hartmann que las crucen, de ahí la importancia del tamaño, pues justamente son esas líneas (o sus franjas intermedias) las que dan potencia a la pirámide. Y que la pirámide resulte nociva o benéfica para la vida dependerá de su composición. En un punto geobiológico "curativo", una pirámide de material ferromagnético o diamagnético resultará nociva y hasta mortal, mientras que encima de una geopatía (sin anomalía magnética, que no llegue a impedir que la pirámide funcione), una pirámide totalmente paramagnética resultará más potente y curativa, beneficiosa para todo organismo no saprófito.
Lo que hay que preguntar a las varillas o al péndulo, es la calidad de cada lugar y determinar las líneas como nocivas, neutras o curativas, porque las líneas no son geopáticas "per se", sino cuando interactúan con otros elementos en un cruce, especialmente cuando se juntan en un punto líneas Hartmann, Curry y agua, y peor aún si sobre ellas (o debajo a poca distancia) hay metales ferromagnéticos.

Las líneas de agua son peligrosas cuando están cerca de la superficie, porque distorsionan la radiación natural que sustenta nuestro organismo desde el plano cuántico, pero van perdiendo su radiación nociva a cierta profundidad, de modo que varía su intensidad en función del caudal y también según los componentes del suelo. Aún así, hay muchas situaciones en que una corriente de agua subterránea cercana resulta innocua para los que viven sobre ella, si el caudal no tiene variaciones o existe mucho material paramagnético entre la corriente de agua y la superficie.
En fin, que hay muchos mitos en la geobiología y es un tema muy complejo, por eso hay que atenerse a las percepciones, a lo empírico en el uso concreto de las varillas y péndulos determinando sólo la cualidad curativa o dañina de cada sitio, pero no interpretar las lecturas en base a criterios y preconceptos de "tal cosa es geopática" o "tal cosa es siempre curativa". Y en la interacción con las pirámides, las pautas son más sencillas aún, aunque la teoría sea compleja. El factor fundamental es que una geopatía, un punto geoterapéutico o cualquier factor, no impida a una pirámide paramagnética funcionar correctamente. Si la pirámide funciona porque no se llega a alterar una brújula y está correctamente construida, no importará lo que haya debajo.


VERDE NEGATIVO

Como muchos geobiólogos y experimentadores con pirámides siguen basándose en las conclusiones de los investigadores León Chaumery y el Conde André de Belizal, excelentes en su época (primera mitad del s.XX) pero desfasadas en la actualidad, merced a un gran número de avances realizados en las décadas siguientes, desconocen dichos avances, esperamos aclarar definitivamente este asunto que ha causado temores infundados a muchos usuarios de pirámides y geobiólogos. Además, muchas de las afirmaciones correctas de esos pioneros, han sido mal interpretadas o desvirtuadas por completo en las traducciones.

Como podemos ver en la figura del biómetro con aproximación cromática, el color verde se encuentra en diversos puntos del espectro, pero "verde negativo" en el sentido "carga" (magnética o electromagnñética) lo encontramos a la izquiera en el plano BF (Bio-físico) que es la materia palpable y va desde las 24000 hasta las 27500 Unidades de Bovis. Por lo tanto en ese ámbito, donde tienen lugar infinidad de procesos orgánicos y curaciones, el verde negativo implica casi cuatro veces más uB, o sea casi cuatro veces mejores condiciones que lo básico para la vida.

Biometro de Bovis

Las Piramicamas Hércules superan esa medida y en las Piramicamas normales alcanzamos desde 11.000 hasta 23.000 uB según los sitios donde se instalen. De modo que toda la pirámide trabaja en verde negativo. El punto Sur-Oeste en cualquier pirámide y en cualquier lugar del mundo, será siempre un poco más potente (mejor dicho "más rápido en efectos") que cualquier otro punto del volumen, con excepción del vórtice central. Pero ello no significa que sea geopático ni peligroso en ningún caso. De hecho, recomendamos tratar el agua en los vértices inferiores de la Piramicama, pero especialmente en el ángulo Sur-Oeste porque conseguiremos mejorar sus moléculas en un tiempo algo inferior al resto de la pirámide, casi a la misma velocidad que en el vórtice central.

Cuando el Conde de Belizal hizo la mayoría de sus mediciones, las hizo en una pirámide de madera, con apenas potencia para producir los efectos básicos (por prudencia lógica al no conocer todo lo que sabemos hoy), por lo tanto podía testear con mínimo riesgo y con detalle, diferencias de funciones en cada parte. De modo que definió dos puntos con verde negativo: El vórtice central y el ángulo Sur-Oeste. Luego llamó a Chaumery y otros colegas que verificaron a "doble ciego" esa medición, pero nunca afirmaron que eso implicaba un riesgo específico, sino que había que investigar más sobre la relación del verde negativo con la salud, y si las diferencias en Unidades de Bovis entre puntos de la pirámide podría significar un riesgo al permanecer mucho tiempo dentro de una pirámide. Hoy todos esos temores los tenemos bien superados, así como sabemos cuándo una pirámide cumple o no con las condiciones necesarias para ser seguras.


TABLA DE BOVIS Y OTROS ERRORES COMUNES

Además, ellos no sabían o pasaron por alto qué colores corresponden a la esfera mental, cosa que descubrieron dos geobiólogos franceses discípulos de Wilhelm Reich en 1967(Pierre Le Clerc y Valentin Laforêt), con mayor detalle que el propio Antoine Bovis. Estos franceses descubrieron que la tabla de aplicación de Bovis podía extenderse casi indefinidamente a cada plano por separado, es decir que no comienza la "esfera mental" o el campo áurico (cuerpo emocional) en los 11.000 uB, ni la escala "espiritual" en los 18.000 uB. Siendo Templarios con gran conocimiento sobre arqueometría esotérica, comprendieron que los efectos milagrosos de algunos sitios no modificaban ni la personalidad ni las condiciones mentales o emocionales de la gente, ni la hacían "más espirituales" a pesar de la alta tasa en lugares que superan los 22.000 a 30.000 uB. Sólo hacían "milagros" en lo físico y biológico.

Dedujeron y luego comprobaron, que si bien la tabla de Bovis era correcta, resultaba incompleta y aplicable sólo a factores biológicos. Así que desarrollaron un espectrómetro cuyos planos desearíamos encontrar (estaban en un libro en francés) que permitió hacer a grandes rasgos algunas verificaciones de la correspondencia de cada color dentro de la esfera que se deseaba estudiar. Aunque no es posible afirmarlo a ciencia cierta, es posible que fuesen los precursores de la cámara Kirlian y que la perfeccionaran veinte años después, ya que tenian relación epistolar con el matrimonio ruso que desarrolló dicha cámara (Valentina y Semyon Davidovich Kirlian). Los Kirlian hicieron su primera cámara en 1939 pero en 1977, un año de fallecer Semyon, la habían perfeccionado tanto que el gobierno incautó casi todo su trabajo. No obstante, los franceses han tenido seguramente la mayor parte de esa información a medida que los Kirlian avanzaban y también es probable que hayan hecho sus aportes en ello, por lo que pudieron determinar con mucha precisión la base cromática que luego hemos podido perfeccionar nosotros, más con técnicas físicas que con radiestesia, pero haciendo siempre comprobaciones a doble ciego.

El biómetro que presentamos más arriba está basado en esos avances, que lamentablemente no fueron publicados por Le Clerc y Laforêt, sino que quedaron en libros de otros autores como meros anécdotas. En síntesis, es necesario que se comprenda que las mediciones o lecturas de las unidades de Bovis deben realizarse por separado para la parte física, la parte mental, la emocional (Astral) y la espiritual. Para dejar más claro el asunto ponemos un caso de ejemplo:

Supongamos que la abuela está en sus últimos momentos de vida, ya por gerontotemia (vejez) o por alguna enfermedad crónica o por un accidente. Vamos a suponer que la abuela tiene plena consciencia de su situación, es una persona maravillosa que se despide de la vida con total aceptación, dejando una familia feliz por todo lo recibido de ella en cuanto a educación y demás herencia, aunque tristes por despedirla, ven en ella una gran sonrisa, ningún dolor y calmándolos con sabiduría hasta el último instante... ¿Cómo sería su lectura en uB si se le hiciese en esos últimos minutos? El cuerpo físico estaría por debajo de las 3000 uB, el cuerpo mental estaría por encima de las 8500 uB, el Cuerpo Astral podría estar también muy bajo en UB debido al desgaste físico y el cuerpo espiritual podría estar encima de todo lo medible.


LECTURAS CUALITATIVAS Y CUANTITATIVAS

Confundir calidad con cantidad no es nada excepcional cuando el terreno que se investiga es poco conocido y con tantos factores abstractos desde el punto de vista de la percepción. Así que medir Unidades de Bovis es una cosa y saber qué se está midiendo realmente, es otra. Un punto altamente geopático, como una pirámide de cobre (el metal más peligroso para fabricarlas) puede dar mediciones "cuantitativas" altísimas, entre 20.000 y 140.000 uB. Sinembargo, resultará más mortal para el usuario que permanezca mucho tiempo, que permanecer en un sitio natural con 4000 uB. Por el contrario, una pirámide fabricada con madera adecuada o aluminio de extrema pureza puede dar lecturas de sólo 11.000 uB y hacer tanto beneficio como un sitio natural que tenga más de 20.000 uB

Así que los usuarios de biómetros, péndulos y varillas, han de tener claros todos estos aspectos para saber qué es lo que van a preguntar a su subconsciente, que es finalmente quien dará una indicación. Las varillas y péndulos son apenas instrumentos externos. Si el subconsciente no tiene material suficiente para trabajar (conocimientos teóricos, estrategia experimental y un procedimiento claro), la lectura será como un intento de posicionamiento geográfico global de un aborigen amazónico a partir de mirar el cielo nocturno entre las hojas en un claro de la selva.

Dada la complejidad del asunto, lo primero a determinar por el geobiólogo es la calidad del punto, no la cantidad de uB. O sea, saber si está sobre un lugar dañino o favorable para la vida. Luego puede usar el biómetro para determinar qué esfera está midiendo, porque una lectura sin tener en cuenta este conocimiento completo, dará un resultado equívoco en cuanto a cantidades y calidades. Incluso sólo en lo físico, por ejemplo, podrá determinar por dónde discurren las aguas subeterráneas, pero si no "profundiza" (nunca mejor dicho) en la calidad de la radiación, la profundidad de la vena freática y todos los demás factores, y si no comienza por definir si el punto en que se encuentra es benigno o dañino, dirá "por aquí pasa una vena de agua, esto es un lugar geopático". Y muchas veces ocurre que la calidad del lugar es geoterapéutica, en vez que geopática, justamente debido a esa vena de agua a más de 30 metros y los componentes de la roca hasta la superficie. El preconcepto de que "estar sobre una vena de agua subterránea es malo para la salud" le hará cometer un gran error.

Seguiremos actualizando sobre este tema cuando el tiempo nos lo permita.

y Equipo Osiris

 



 Ir a pirámides Hygia y Horus Ir a Piramicama Ir a Bungalows y casas de campo piramidales

VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA - Viaje Científico e Iniciático para todas las edades