Hola a Tod@s y Bienvenid@s a Piramicasa:

Desde antes de cumplir seis años de edad, comenzaron a apasionarme las pirámides. Y a muy poco andar, ya sabía que no fueron tumbas y que no sólo las había en Egipto.
También, gracias a mi padre que era ingeniero, pude comprender que la construcción de pirámides no pudo ser hecha por los faraones, o al menos no con la tecnología que se supone que tenían ellos. Hasta antes de cumplir 14 años, las teorías sobre las pirámides y la energía piramidal inundaban mi vida y comprendí que ninguna era suficiente. Había que pasar a la práctica y me puse a fabricar pirámides y hacer experimentos. Un centenar de pirámides y más de quinientos experimentos en diez años de ardua labor. La suerte estaba echada y aunque tenía otras inquietudes vocacionales, también ligadas a la investigación científica, estaba definido como Piramidólogo.

Gabriel Silva - Director Piramicasa

A los 24 años, ya en 1984, tuve un brote reumático de progreso galopante y salí del trance fabricando la primera pirámide para mi. Había curado gatos, canarios, abejas y plantas de muy diversas especies, pero había que probar conmigo mismo porque la medicina no me daba alternativa alguna a la condena de vivir lo que me quedaba de vida en una silla de ruedas. En pocos meses mi salud y mi vida volvieron a la normalidad. Emprendí entonces una investigación sin precedentes, al darme cuenta de la importancia extraordinaria de lo descubierto y comprobado. Dos físicos, un matemático, varios biólogos y médicos involucrados, dieron por resultado que tuviera en mis manos un conocimiento imposible de valorar económicamente. Los costos fueron altos, pero los resultados los superaron con creces.

Sin embargo no supe cómo hacer conocer estas maravillas, que luego describo con gran detalle en los libros que pueden verse en esta web. Así que busqué en vano, alguien que hiciera una empresa constructora de pirámides para poder entregar materialmente a la Humanidad, el producto de nuestra investigación, ya sean casas, camas u otras estructuras piramidales funcionales. En el año 2000 me ponen en contacto con el Dr. Ulises Sosa Salinas y me entero que los médicos cubanos llevaban varios lustros tratando dolencias con pirámides. Pero en el año 2001, merced a una conversación con este eminente médico, tuve que aceptar la idea de que nadie había puesto tanto empeño ni dedicación vitalicia en la investigación, ni todos sus recursos económicos de toda la vida, así que no podía pretender que otra persona creara Piramicasa con la misma pasión, la misma responsabilidad y el mismo Amor, tanto a las pirámides como a su destinataria, la Humanidad.

Y la única forma consistía en cambiar toda mi actividad profesional, dejar de lado todos mis talentos en otras actividades para empezar a trabajar de empresario. Un desafío formidable para cualquier persona con más de cuarenta años y ninguna experiencia en el mundo empresarial. Sólo tenía el incondicional apoyo de mi esposa Viky Sánchez y decidimos crear la empresa. Luego se sumaron unos pocos amigos que comparten esta responsabilidad sobre el tema piramidal. No obstante, dadas las dificultades para hacer que todo el mundo cambie de casa, teníamos que hacer llegar la energía piramidal a cualquier hogar y de hecho, nosotros mismos estábamos durmiendo a veces en una pirámide desde hacía dos años, así que nos propusimos perfeccionar el producto Piramicama. Inventar la cama piramidal fue un gran acierto pero había que garantizar la ausencia de efectos indeseables que producen los aluminios normales. Conseguimos tras meses de búsqueda, un aluminio formulado y extruido exclusivamente según nuestras pautas y nos lanzamos al mercado, porque hacer las pirámides de madera resultaba menos ecológico y de una duración limitada, algo incongruente con nuestra filosofía. Las de aluminio de alta pureza tienen innumerables ventajas y son para siempre.

Hoy ya son miles los amigos, clientes, colaboradores y científicos interesados en que Piramicasa siga creciendo. Basta dormir unas semanas en una Piramicama, tratarse una infección grave o curarse un esguince severo con una pirámide en sólo dos días, para comprobar que no exagero sobre la importancia de lo que hacemos. Hoy fabricamos Pirámides Perfectas que instalamos o enviamos a todo el mundo.

Gracias tod@s quienes nos apoyan y en esta etapa de crecimiento, mi agradecimiento personal y el de todo nuestro equipo, para quienes confían en Piramicasa, porque gracias ellos, aún unos pocos miles en 2014, es que la Piramidología se va conociendo por todo el mundo.


VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA - Viaje Científico e Iniciático para todas las edades