CÁNCER DE PRÓSTATA TRATADO CON ÉXITO


Cada cien casos o menos, tipificados como "cáncer de próstata", ya en 1997, realmente sólo uno se trataba de cáncer. En casi todos los casos de prostatitis investigados por nuestros colaboradores médicos, que han dado lugar a nuestra estadística, se ha tratado de infecciones bacterianas, muchas de las cuales podrían haberse tratado simplemente con penicilina o cualquier antibiótico de amplio espectro. Las cosas no han cambiado hasta ahora, según algunos médicos españoles consultados. La gran mayoría de los casos de inflamación de la próstata, tienen etiología bacteriana, no cancerosa. Por eso se han dado tantos casos de tratamiento de cáncer exitoso usando pirámides en pacientes con prostatitis. Lo cierto es que había un diagnóstico equivocado, tratándose de septicemia prostática, no de cáncer. Esto no quiere decir que la pirámide no pueda usarse para tratar el cáncer, como coadyuvante a una buena biodescodificación, sino que todavía no se han hecho investigaciones sobre cáncer tratados con pirámides bajo los exigentes protocolos seguidos en Cuba en la mayoría de las enfermedades humanas.

Piramicama verde

La próstata está ubicada bajo la vejiga y un poco delante del recto. La función de la próstata es principalmente la de producir el "líquido prostático" que se confunde con el líquido seminal pero no son lo mismo. Está compuesto de modo diverso, que se produce con la orden de las hormonas sexuales, es decir que para que "funcione" debe haber algo de excitación sexual. El líquido prostático también es conocido como "líquido seminal", pero hay que matizar que ya los espermas que provienen de los testículos lo hacen en un medio líquido. Generalmente el líquido prostático sale mucho antes que el seminal, cumpliendo entonces una función de lubricación previa.

Entre las causas de las afecciones de la próstata, la más común es la infección bacteriana por la práctica del sexo anal. Pero ello no es privativo de los homosexuales masculinos, sino de un riesgo que corre todo varón que practique el sexo por la vía que naturalmente no correponde. No obstante, cabe aclarar que el sexo anal no es un "pecado", sino una modalidad erótica que se ha practicado a lo largo de toda la historia humana en todas las culturas, aunque conlleva el riesgo de la infección bacteriana, ya que el recto contiene cientos de miles de bacterias que aunque no sean infecciosas en los intestinos, sino meras simbióticas, se modifican para sobrevivir en un medio como el interior del pene, donde no llegan por ninguna otra razón y no deberían estar allí.


Como todo organismo, las bacterias intentan sobrevivir y para ello se modifican, produciendo cepas desconocidas para los anticuerpos, que para colmo no consiguen atacarlas porque contienen demasiados elementos genéticos propios de las bacterias simbióticas que el organismo reconoce como propias. Así que las enfermedades de las próstata, que muy raramente puedan llegar a ser cáncer, sí son "autoinmunes". Pero la conversión de las bacterias simbióticas a saprófitas, que ahora se han hecho infecciosas, implica la pérdida de material génico que les permite medrar como simples fagos o transformadores, de modo que su tratamiento es igual a la de cualquier bacteria saprófita. Por eso la energía piramidal, que no les permite producir putrefacción alguna, acaba con ellas sin atacar nada directamente. De modo que la cura de la prostatitis es tan simple con pirámides, como el tratamiento de cualquier otra enfermedad bacteriana, incluso las más graves septicemias.

A veces no es necesaria la actividad sexual para que la próstata se estimule. Una situación de estreñimiento puede provocar una excitación fisiológica de la próstata y hasta algún derrame seminal, pero ello no significa nada especial, salvo el hecho de que hay evitar estar estreñido.

NOTA: Existe un porcentaje ínfimo de casos estrictamente funcionales, no cancerosos ni bacterianos, en que la próstata crece más de lo habitual y se desconoce su causa, aunque probablemente tenga que ver con ciertas modalidades de práctica sexual o de hábitos específicos al orinar. En dichos casos (sólo uno ocurrido a un usuario de pirámides) la pirámide no es causa del problema pero tampoco lo impide. El contraste estadístico es notable, porque en nuestro conocimiento hay veintitrés casos de problemas de próstata tratados con éxito con antipirámide y nueve casos de personas que durmiendo en una Piramicama normal, han dejado de tener el problema, definitivamente. Algunos de ellos, diagnosticados como cáncer de próstata, aunque creemos que el diagnóstico era erróneo en ellos, tratándose de infecciones bacterianas que remitieron en agunas semanas.

 Ir a pirámides para bebés - Piramicunas Ir a Piramicama Ir a Bungalows y casas de campo piramidales


VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA - Viaje Científico e Iniciático para todas las edades