Se puede tratar con una pirámide, pero no con antipirámide, porque su regulación depende de muchos factores y todos ellos se corrigen en la pirámide propiamente dicha. Con antipirámide, además, es imposible tratar durante los tiempos necesarios los genitales, que es donde hay más alojamiento de estos microbios.

Tenemos varios casos de candidiasis crónica, pacientes con años de problemas, que durmiendo en Piramicamas normales, han desaparecido en semanas (en algún caso grave se ha demorado algunos meses).

Las cándidas son hongos simbióticos citófagos (se comen las células muertas u otros microbios, así como moléculas de carbohidratos que no pueden procesar otras simbióticas en el intestino), pero no son meras "saprofitas" como aparece en los manuales de medicina. Sin ellas (y hay más de cien especies, aunque la Cándida albicans es la más conocida) no podríamos vivir.

Productos de Piramicasa para combatir la candidiasis

Se convierten en patógenos cuando hay una mutación genética (del propio hongo, que muta y se adapta) y/o cuando varían los marcadores homeostáticos que lo controlan (de la homeostasis biológica, al margen de la funcional o la fisiológica) y ahí sí se vuelven saprofitas y algunas cepas pueden ser bastante molestas y hasta dañinas, porque ya son ellas mismas las que producen putrefacción y se descontrola su reproducción, haciéndose invasiva.

La pirámide extermina las saprofitas de cualquier clase, sea hongo, bacteria o virus, porque inhibe la putrefacción, y por eso no importa en qué parte del cuerpo se alojen. El campo magnético de la pirámide llega hasta el último rincón del cuerpo, sin los efectos nocivos de los antibióticos, sin sus limitaciones ni sus efectos secundarios. No matará absolutamente todas las cándidas, sino que regulará sus niveles, quedando sólo las no mutadas, que no se han convertido en saprofitas causales y que necesitamos para realicen su función como levadura en la digestión.

Al mismo tiempo, el efecto piramidal refuerza el sistema inmunitario, se regula la homeostasis en todos sus aspectos (biológicos, funcionales y fisiológicos) y esto hace desaparecer todas las cándidas patógenas por inanición directa (no hay putrefacción de nada que las alimente) y por otro lado, el cuerpo mismo puede defenderse mejor al recuperarse el equilibrio del sistema inmunitario.



COADYUVANTES A LA TERAPIA CONTRA LAS CÁNDIDAS

Aunque se comience a dormir en una pirámide, es conveniente reducir al máximo posible la ingesta de azúcares y harinas (de cualquier cereal). La talasoterapia, o sea el tratamiento de agua de mar, no es un remedio totalmente eficaz, pero también es un buen coadyuvante, porque suministrará los oligoelementos necesarios para equilibrar el factor alimentario, que muchas veces presenta carencias puntuales que facilitan el desarrollo de las cándidas. (Una parte de agua de mar en cinco de agua dulce, y beber medio litro diario de esta mezcla).

Si no se duerme en pirámide, este tratamiento con agua de mar no es apto para personas con problemas renales o de tensión arterial.
Si se duerme en una pirámide no habrá problemas de tensión ni deficiencias renales, porque son los órganos que más rápidamente reaccionan al efecto piramidal con correcciones que incluso han sacado a mucha gente de la diálisis.

Podemos curar con antipirámide una septicemia, como se ha hecho en algunas ocasiones, en pacientes ya abandonados por la medicina del mercado que no tiene recursos con los antibióticos, pero tratar las cándidas que tienen sus nichos principales justamente en las partes más sensibles del cuerpo, es complicado porque se requiere más tiempo de terapia que los admitidos para la zona genital. La antipirámide no se puede aplicar por más de veinte minutos en esas zonas, a menos que haya un riesgo de vida grave, pero “dentro” de una Piramicama o de un modelo Hércules, se puede estar todo el tiempo que se desee (y mientras más, tanto mejor).

Además, por lo general cuando se presentan los síntomas ya hay candidemia, es decir que el hongo está en la sangre, en los intestinos y lo suyo es tratar todo el cuerpo.

La medicina tradicional consigue remedio en la mayoría de los casos detectados tempranamente, pero no en los casos crónicos. Incluso algunos medicamentos empeoran un caso incipiente y lo convierten en crónico. Eso no ocurre con la pirámide.

Una ventaja más que tiene la pirámide, es que si bien elimina todos los radicales libres, sobre todo los del oxígeno, en cambio tensioactiva las moléculas de O2 (oxígeno molecular), lo que estimula el desarrollo armónico de la flora intestinal. Por un lado, algunos simbióticos como los lactobacilos destruyen a las cándidas, y por otro lado el propio oxígeno molecular inhibe algunas de sus propiedades de ataque.
Hay varios casos tratados, bien claros de enfermedad de Crohn (una inflamación intestinal con diversas etiologías posibles) que estaban relacionados o directamente producidos por la candidiasis. Todos, como todos los tratados por problemas intestinales, han remitido en poco tiempo, incluyendo algunos que habían pasado a diagnosticarse como colitis ulcerosa grave y crónica. Uno de esos casos, tras catorce años de defecar con sangre y presentar muchos otros problemas por las cándidas, volvió a vivir normalmente en dos semanas, aunque tardaron tres meses en eliminarse totalmente todos los síntomas de candidiasis.

 Ir a pirámides Hygia y Horus Ir a Piramicama Ir a Bungalows y casas de campo piramidales


VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA - Viaje Científico e Iniciático para todas las edades