EL EFECTO PIRAMIDAL ES REAL


Este texto tiene interés histórico, para que las futuras generaciones comprendan cómo ha sido la lucha entre verdaderos investigadores y los detractores "teóricos" respecto a la energía piramidal. Aún en 2008 se escuchaban los lejanos ladridos de los irresponsables que se dedicaban a negar lo que nosotros, los piramidólogos, demostrábamos a diario en laboratorios, hospitales y residencias particulares de miles de usuarios. Y en 2019, la administración de Sanidad de Castilla la Mancha, basándose en normativas, intenta cobrar multas milenarias y hacer callar nuestra web, en vez de investigar y aplicar los beneficios en la salud sobre cientos de miles de enfermos en España.

Sepa disculpar el Lector si incurrimos muchas veces en la burla, la ironía y hasta el cinismo, pero en esta cuestión donde los piramidólogos somos llamados "piramidiotas" por aquellos que -como los imbéciles- se suelen reír de lo que no conocen, preferimos tomarnos el asunto con un poco de humor, aunque resulte ácido. Al menos no somos tan irrespetuosos como para usar la indiferencia, toda vez que hasta los tontos merecen respuesta.

 Ir a pirámides Hygia y Horus Ir a Piramicama Ir a Bungalows y casas de campo piramidales

EN RESPUESTA A LOS FALSOS CIENTÍFICOS DE CUBA Y OTROS PAÍSES

Hola Amigos Piramidólogos de Cuba y de Todo el Mundo,
Va mi respuesta ante las publicaciones como la abajo expuesta, advertida por mis amigos la Ingeniero Silvia Yraola y el Dr. Ulises Sosa Salinas, realizada por un supuesto científico (de los que tienen dogmas en vez que axiomas, y que se quedaron en Newton y hasta mal interpretado), despreciando olímpicamente a Ernst Mach, Plank, von Braun, Robertson, Linus Pauling, Paul H. Müller, James Clerk Maxwell, Nicolas Tesla, Roberto Balmaceda, H. Lorentz, Herminio Sánchez Gómez y otros más de mil físicos y químicos anteriores y posteriores al mítico Einstein, no me queda más remedio que preguntarme si esos señores que se dicen científicos -con la única "razón" de poseer un título académico- son idiotas cuyos padres compraron sus títulos o decididamente tienen intenciones viles cuya motivación no puedo ni imaginar.
No es lógico hoy en día negar los efectos de las pirámides, cuando CUALQUIER PERSONA, ¡Y mientras más escéptica mejor!, puede hacer una con materiales extraídos de la basura, puede orientarla hasta con una aguja imantada colocada sobre un cartón sobre el agua, puede probar haciendo una pequeña momificación aunque haya una humedad de niebla, puede comprobar la imposibilidad del desarrollo de bacterias saprófitas y parásitas y la innocuidad para las bacterias simbióticas... Y un montón más de experimentos materiales, objetivos, recalcitrantemente materialistas, medibles en gramos, en unidades bacterianas, en microvoltios (si se hacen experimentos con pilas), en efectos biológicos y fisiológicos diversos si pasamos a experimentos un poco más adultos.

El concepto de "energía", para ¿científicos? como Don Luis Felipe Desdín García y otros por el estilo, parece que no pasa de las ecuaciones de la escuela primaria, pero aún eso es admisible, pues se trata de simple ignorancia.
Lo que cuesta más asimilar es que estas personas tengan la desfachatez e irresponsabilidad de hacer publicaciones con "opiniones" sin haber hecho jamás una mínima prueba objetiva, como la que puede hacer mi sobrino de nueve años, encantado con las pirámides porque no se pudren sus muestras, se secan sus flores sin perder el aroma y el agua "se hace eléctrica" en las de lata.
No hace falta, para romper los esquemas tradicionales de la "ciencia atrasada", llegar a los extremos que llegamos los científicos que hemos apostado por la investigación de alto nivel. Sólo hace falta la más infantil experiencia para ver que -aunque con algunas exigencias de forma, nivelación y orientación algo más complejas- la energía piramidal es tan demostrable como el viento QUE NO SE VE.

Si éste puede medirse por la fuerza física que ejerce sobre un objeto cualquiera en proporción a su amplitud en un plano, la energía piramidal puede medirse FÍSICA, MATERIAL Y OBJETIVAMENTE por la diferencia de desidratación de una muestra expuesta contra una muestra testigo; de una muestra incurruptible microbiológicamente hablando, contra un testigo putrefacto; de una solución salina cualquiera, que adquiere mayor tensioactividad y tiene precipitaciones en dispersión ordenada, contra una muestra testigo que conserva una baja tensioactividad con precipitaciones completamente entrópicas.

Pueden hacerse comparaciones en las que sólo se precisa un microscopio ordinario, suficiente para ver las bacterias. Un poco más de sabiduría (algo así como un cuarto o quinto año de bachillerato biológico), sería necesario para estudiar las diferencias en el proceso de coagulación-floculación de los coloides.
Hacer experimentos y comprobar la existencia de la energía piramidal a niveles de investigación física, requieren un capital cero, porque con unos cartones que se consiguen en la basura y hojas de afeitar viejas se demuestra el poder antioxidante y de recuperación microcristalina del campo magnético piramidal, y ello en nada invalida el axioma energético de "nada se pierde, todo se transforma". Hasta el hecho de hacer ese experimento tiene una acepción válida en el mismo sentido, reciclando hasta la basura para experimentos científicos. El problema es que las neuronas de algunas personas están demasiado oxidadas y al parecer no hay pirámide que les ayude (porque no entrarían en una ni aunque les pagasen, no sea que tengan que cambiar de criterio).

Esta gente que mezcla pirámides con unicornios jamás hizo otro experimento más práctico que el de leer algunos libros de física y hacer alguna publicación no razonada, para ver la reacción.
Pues la reacción mía está más allá de lo que estos señores puedan percibir, aunque lean estas palabras. Y no por subjetiva deja de ser real. ;-) Lo único que lamento sinceramente de esa nota, es que este señor de mentalidad paleolítica ocupe un puesto académico en un país revolucionario y culto como Cuba. Pero bueno...

"-Ladran, Sancho...
- Señal que cabalgamos, Señor...
- Bien, Sancho, bien... Pero dígale a Don Luis Felipe Desdín García, que aunque no sabe nada de física al menos estudie un poco de historia... Que hasta los Quijotes de la Ciencia podemos ir contra los molinos, pero no contra los vientos"

Un Abrazo piramidal


----- Mensaje original -----
De: silvia yraola herrero
Para: PIRAMICASA
Enviado: miércoles, 12 de mayo de 2004 20:28
Asunto: piramides vs unicornio
Gabriel, aqui estoy con Ulises, ambos ofendidisimos con la Prensa Nacional que se hizo ECO de un articulo insultante aqui te lo remitimos pidiendote de favor que respondas con tus sabios criterios, tambien te mandamos la respuesta de Ulises al articulo que aun no se ha enviado para que nos des tu criterio, pues necesitamos el apoyo de todos lo Piramidologos de LEY. Cariños y un abrazo polemico.
Ing. Silvia Yraola Herrero y Ulises


E AQUÍ LA VERGONZOSA NOTA DE UN PSEUDOCIENTÍFICO

La energía piramidal y el esqueleto del unicornio

Luis Felipe Desdín García*
(Extraído de una web ya extinta debido las aberraciones que contenía. Los comentarios en rojo son míos. Gabriel)

"De la valía del razonamiento lógico, racional y científico no duda ninguna persona que esté en pleno dominio de sus facultades mentales. Sin embargo, la existencia de no pocos seguidores de seudociencias como el ocultismo, la adivinación y la clarividencia, contrasta con esa capacidad privativa del hombre y con las numerosas contribuciones que ha hecho la ciencia a la humanidad, sin las cuales el mundo estaría sumido en la tenebrosa noche de la ignorancia. El problema es que su razonamiento no es lógico, por que habla de algo que Usted desconoce y presupone que no hay nadie que conozca...
Y es que la fascinación que provoca lo oculto, lo “escondido” y aquello que trasciende las fronteras del entendimiento, ejerce una atracción casi hipnótica que acompaña a los seres humanos desde épocas remotas. En ese campo se hallan las seudociencias y una forma de identificarlas se asienta en el criterio de que sus fundamentos son incompatibles con alguno de los principios más convincentes y probados de la ciencia. Si se recurre a esta certeza, entonces es fácil reconocer a una de las innumerables flores estériles que crece en ese pantano: la energía piramidal.
No ha de ser una flor tan estéril, ya mi obra, aunque lentamente, va ganando terreno, sólo merced a la efectividad de los productos y su consecuente publicidad boca a boca. (cabe recordar que este articulo se escribió y lo respondí en 2004, cuando aún la CENAMENT no había emitido el dictamen oficial sobre el efecto piramidal).
Los creyentes de esta profesan el dogma de que una vez construido un objeto de forma piramidal, respetando determinadas proporciones y orientación, se genera en su interior una “energía de las formas”, que solo se materializa en esas circunstancias. Pero los fundamentos de la energía piramidal son irreconciliables con la Ley de Conservación de la Energía, término este último que proviene de la palabra griega energeia (actividad). Una de sus acepciones, la concerniente al concepto científico universalmente reconocido, la define como la medida general de las distintas formas del movimiento."

---------------------------------------------------------------------

El "creyente" es Usted, Don Luis Felipe.. USTED cree que no funciona, USTED cree que es una tontería, USTED cree hablamos de una pseudociencia, USTED cree negativamente, porque jamás en su vida ha hecho los experimentos más elementales al respecto. Usted habla de Ley de Conservación de la Energía y olvida que el campo magnético de la Tierra es una fuente constante de energía.

La energía se puede clasificar en dos tipos: cinética (la inherente al movimiento de los cuerpos) y potencial (relacionada directamente con alguna interacción). En la naturaleza sólo se conocen las denominadas gravitatoria, nuclear-débil y nuclear fuerte (que tienen sus manifestaciones en los fenómenos electromagnéticos y en determinados procesos de desintegración que transcurren muy lentamente en el micromundo) y la electromagnética.
Le recomiendo estudiar un poco más a fondo la física cuántica, Dr. Verá que hay en esa rama de su ciencia, mucho más de lo que parece, estando allí todas las respuestas teóricas a la cuestión de las pirámides. Además, puede hallar las concernientes a los resultados prácticos. Pero para eso USTED tiene que hacer sus propios experimentos. Aunque más no sea para callarse la boca antes de seguir hablando tonterías en nombre de la ciencia.
Por tanto, cualquier energía tiene su origen en el movimiento o en una de dichas formas de interacción. De manera que, para hablar de ella es necesario definir su origen. La experiencia acumulada por la actividad humana ha demostrado que formas cualitativamente distintas de movimiento de la materia, son capaces de transformarse unas en otras, y que este proceso de metamorfosis es controlado por equivalentes cuantitativos rigurosamente determinados.
Este principio, irrebatiblemente demostrado por la práctica, se conoce como de la Conservación de la Energía. A los alumnos de secundaria básica se les formula brevemente así: la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma.
La Ley de Conservación de la Energía está presente en cada momento de nuestras vidas. La aplican los “gorditos” que realizan ejercicios físicos sistemáticamente para “quemar la grasa”, y que siguen dietas hipocalóricas, donde se preferencia al yogurt sobre el pan porque 100 gramos de este significan 280 calorías, mientras que igual cantidad de yogurt solo contiene 62.
Aunque el taxista no piense en esta ley, sabe que su automóvil sólo es capaz de recorrer aproximadamente 12 kilómetros por cada litro de gasolina quemada, si su vehículo es un carro convencional. Asimismo, la tiene en cuenta el vecino que sustituye su bombillo incandescente por otro fluorescente para reducir su gasto mensual y recibir una mejor iluminación.
En todos estos casos, se comprende que el origen de la energía parte de una forma concreta de materia (yogurt, pan, gasolina o diesel) que experimenta las correspondientes reacciones químicas. Así se libera una energía que sufre transformaciones, una cadena de metamorfosis capaces de dar al final calor, luz o movimiento. O por el contrario, se acumula como “combustible no quemado”, que es el caso de quienes no siguen la dieta ni realizan ejercicios físicos.
Según sus postulados, la energía piramidal proviene de la forma, de manera que está asociada a un concepto geométrico y no a la materia en sí. Pero como la energía es una medida del movimiento - y este no existe separado de la materia-, aceptar la existencia de la denominada Energía Piramidal significa admitir que la Ley de Conservación de la Energía no es cierta. Semejante posición niega o contrapone todos los conocimientos científicos en los que se basan la ciencia y la tecnología contemporáneas.

VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA - Viaje Científico e Iniciático para todas las edades