MITOS Y VERDADES DE LA CÁMARA Y LA FOTOGRAFÍA KIRLIAN


Este artículo se refiere a modos de medir la visión astral y la cámara Kirlian, así como a la energía piramidal, uso de cámaras KIRLIAN cuya foto se denomina kirliografía y con ella se puede verificar efectos de la pirámide, etc. No siempre es posible medir la bioenergía, o lo que se ve no es precisamente eso, pero un cuerpo orgánico tratado en una pirámide, siempre tendrá una diferencia bioenergética respecto a cuando no lo estaba. Si la pirámide es adecuada, como la Piramicama, o los modelos más potentes, la bioenergía será mayor y más armónica, tal como lo revelan las fotos. Pero cabe aclarar que ciertas cámaras de ferias y circos, que sacan una "fotografía KIRLIAN" de un paseante a cuerpo completo, no son precisamente lo que parecen, sino que constituyen un entretenimiento desinformativo. La verdadera foto KIRLIAN requiere de un aparato y un proceso donde hay contacto entre la placa fotográfica y el objeto (o sujeto) mediante una placa de cobre u otros materiales. Lo que se obtiene no es una "foto del aura" en todo su espectro, sino simplemente una imagen del aura magnética, con una serie de características. Luego el proceso, siempre que la foto sea de la debida calidad, es de deducción, de comparación, etc. y puede extraerse una gran cantidad de información sobre el estado biofísico e incluso del estado mental de un sujeto. Pero este asunto requiere de una cantidad de conocimientos que sólo un equipo interdisciplinar puede disponer para un análisis serio.

Lo mismo ocurre con la pirámide. No es tema que pueda analizarse caseramente, aunque haya unos cuántos experimentos simples para una comprobación empírica indiscutible del efecto piramidal. Medirlo, ya es otra cosa.

La energía piramidal puede medirse de muchas maneras, pero no existe un "piramidómetro" porque hablamos de una concatenación de efectos que si bien tiene base magnética y en principio hablaríamos de un magnetómetro, éste sólo capta algunas diferencias tan pequeñas que no son suficientes para determinar las características del efecto de una pirámide en concreto.

 Ir a pirámides Hygia y Horus Ir a Piramicama Ir a Bungalows y casas de campo piramidales

Por ejemplo: Con una pirámide de hierro (de cincuenta Kg para el caso) conseguimos mediciones mucho más significativas que con cualquier otro material normal, pero ello no nos indica más que la potencia bruta de esa pirámide. En el interior las mediciones fueron confusas, pero cercanas a lo medido debajo (antipirámide inferior).
En una pirámide de aluminio que pesaba casi el doble que esa de hierro, conseguimos la misma indicación magnetométrica arriba y abajo, pero insignificante menor "dentro" de la pirámide. Sin embargo en cuanto a efectos finales, la de hierro sería mortal para los seres vivos, mientras que la de aluminio sería revitalizadora y de hecho la usaba para tratar animales y plantas. Una serie de fotos kirlian puede indicar un aumento considerable de bioenergía tras el uso de una pirámide de hierro o de algún diamagnético como el cobre, pero ese aumento por lo general es producto de un exceso de radiación magnética que las células pagan muy caro. Por eso no podemos fabricar pirámides si no es con materiales adecuados.

Representación pirámide y sus antipirámides

En toda la pirámide el efecto es simétrico, pero en el ángulo Sur-Oeste es algo más potente. Sin embargo la calidad del efecto es igual al resto de la pirámide. Sólo se trata de una diferencia de potencia que puede variar según la localización y se debe a una de las tantas curiosidades de la interacción de la red Hartmann-Curry y la pirámide. Algunos ignorantes metemiedos han hablado de este asunto porque han detectado la diferencia cuantitativa, pero no han verificado si hay diferencias cualitativas. Y lo cierto es que no las hay, sólo es una diferencia de potencia vorticial, que se traduce en rapidez de los efectos, no diferencia de calidad de efectos. De todos modos, ese ángulo S-O no llega a ser nunca tan potente (o mejor dicho "rápido") como el vórtice central.

Respecto a la medición cualitativa, hay una serie de efectos producidos por completitud cuántica, por lo que los "piramidómetros" que hace años usabamos (con el Primer Grupo Osiris, entre 1984 y 1991 ), eran aparatos sumamente complejos para un lego como yo en física. Se medía la acumulación de neutrinos y otras partículas; algo que hoy seguramente se hace en secreto, mientras se nos entretiene con los mismos cuentos de hace cuarenta años, grandes aparatos que cuestan miles de millones de euros y una élite científico-política se llena los bolsillos.

Un "piramidómetro" general tendría que medir características magnéticas y cuánticas en cantidad (potencia) y calidad (tipo de magnetismo y tipos de partículas cuánticas), debería extraer una previsión promedio de los efectos biológicos, con base empírica como referencia.


EN SÍNTESIS DE LA MEDICIÓN ENERGÉTICA PIRAMIDAL

1) La diferencia de calidad energética depende del material empleado. Las diferencias en distintos puntos de una misma pirámide sólo son de intensidad, que podemos entender como potencia o como rapidez de efecto.

2) A falta de un piramidómetro -que en algunas décadas existirá, si es que no se ha hecho ya en secreto- medimos la energía piramidal según los efectos: en centímetros por la diferencia de una inflamación; con un espectrofotómetro, microscopios, etc., podemos medir el efecto piramidal en reducción de la masa bacteriana. Con un tester hipersensible podemos medir la conductividad eléctrica y magnética del agua tratada, comparada con una muestra del mismo origen (aunque la sola conductividad no nos dirá todos los cambios). Con un densímetro y otros cacharros podemos medir y comparar la ausencia de precipitación salina usando agua de mar en el experimento, como puede verse en este experimento.

El efecto piramidal incluye el rápido barrido de radicales libres, así que habría que medir también mediante análisis del aire, o bien como lo hacemos nosotros, con una fruta o cualquier cosa que reaccione rápidamente a la oxidación natural del aire. Y el mejor piramidómetro, que nos va a dejar una larga serie de comprobaciones, es el cuerpo humano. Igual una planta o animal, pero no es lo mismo verlo que vivirlo. Comprobamos el efecto piramidal cuando nos hacemos un esguince, de esos que sabemos que nos tienen que dejar durante algunas semanas escayolados (enyesados), pero resulta que rato después no parece tan grave y al día siguiente ni nos acordamos, mientras hacemos vida normal. O cuando al paso de los años, nuestra piel no presenta la cantidad de arrugas que debería, y también hemos olvidado -y no precisamente por pérdida de memoria, que también mejora en la pirámide- cuando fue la última vez que tuvimos una gripe o una herida infectada. Pero en términos científicos, una pequeña serie de experimentos caseros que puede hacer un niño, ya son la base para luego pasar a mediciones de laboratorio incluyendo las cuánticas si se tienen los recursos y contactos adecuados para conseguir el personal científico necesario.


CÁMARA KIRLIAN - MITOS Y VERDADES

Para explicar esto tenemos que ahondar un poquito en detalles:

La fotografía KIRLIAN es auténtica, pero hay que ver primero qué es lo que revela: Pues una emanación electromagnética cuyas características indican determinados estados orgánicos que van a determinar una condición que llamamos bioenergética. Se puede diagnosticar en base a ello, enfermedades potenciales, ya existentes, o bien tendencias o estados anímicos, así como algunas enfermedades mentales o estados psicológicos alterados por drogas. Es un campo muy prometedor, pero muy combatido por la farmacopea y la medicina ortodoxa, porque invalidaría en muchos casos las teorías hechas a conveniencia de la industria farmacéutica.
Hay otras supuestas fotos KIRLIAN que no lo son. Lamentablemente todas las fotos donde aparecen personas, objetos tridimensionales completos, etc., no son fotos Kirlian y hay infinidad de modos de hacer eso. Uno de los más comunes es el Photoshop, pero yendo realmente a aparatos que captan algo, en realidad sólo valen las de exposición directa en placa. Lo que se capta es halo electromagnético y sí que con eso se puede diagnosticar muchas cosas. Los otros, donde aparecen en 3D, son "otra cosa".


Faruk Alem

Durante unos meses -de esto hace casi 35 años- recibí un "curso gratuito" como acompañante de laboratorio de Faruk Alem. No era que yo ayudase mucho, precisamente, pero él reparaba televisores y cacharros eléctricos en general, siendo uno de los más honestos investigadores en ovnis y demás cosas raras que he conocido, así que mientras barría o hacía algo para justificar un poco la enseñanza que recibía, me pasaba horas recibiendo explicaciones en diversos temas que me han servido hasta hoy. Aprovecho para hacer de esta página un recordatorio de agradecimiento de este amigo al que debo un importante impulso en mi vida científica gracias a sus consejos.

No se ha avanzado mucho sobre las mejoras que hizo Faruk a la cámara KIRLIAN (o no se ha hecho público nada al respecto), porque no hay placa tan sensible (o mejor dicho "ojo tan sensible") que pueda ver lo que una foto puede contener más allá de los 1126 Billones de Hz que logra captar una buena vista humana un tanto "paranormal". Ni hay placa que pueda "traducir" lo que hay más allá de los rayos X en forma perceptible a la vista ordinaria. Incluso los rayos X son destructivos en todos los sistemas de radiografía, de modo que al mismo tiempo que captan diferencias de intensidad material en el cuerpo radiografiado, rompen mucho de lo que hay en el orden sutil del campo bioenergético. Una cámara KIRLIAN que toma su kirliografía en la frecuencia del ultravioleta, los rayos X o más arriba, podría parecerse a la vista astral, aunque el espectro de una vista astral humana bien desarrollada es cientos o miles de veces más amplio.

En esta imagen tenemos una parte del espectro vibratorio, pero sólo nos marca la frecuencia en Hertzios (ciclos por segundo), mientras que una tabla realmente completa de lo que hay en cada plano vibratorio, incluiría cantidad de partículas cuánticas, que no son siempre visibles (mejor dicho casi nunca) con espectroscopios de cualquier clase. No ponemos nuestras fotos, porque hay miles y hasta mucho mejores en Internet.


Espectro vibratorio

Se ha intentado -sin éxito hasta donde sabemos- hacer fotos KIRLIAN para captar cosas del plano astral, pero como puede verse en la imagen, este comienza aproximadamente en la mitad del espectro ultravioleta. El Vraja (materia astral pura) está en el orden de los cientos o miles de quintillones de oscilaciones por segundo, porque ya no hablamos de materia atómica, sino de materia cuántica, de partículas millones de veces más pequeñas que los electrones, cuya oscilación relativa a nuestro universo perceptible, es proporcionalmente mayor. Sin embargo la pirámide trabaja en ese orden cuántico, no sólo en el plano físico visible. Y no hay cámara KIRLIAN que pueda detectar eso, que sólo han podido medir los físicos con aparatos muy complejos y extraer modelos matemáticos que como gráfico, sólo pudieron ser transferidos a unos monitores como gráficos estadísticos. A veces exactos numéricamente, pero imposible de comparar con una imagen KIRLIAN o con la vista astral humana.

Las captaciones de lo que algunos llaman campo bioplasmático, es algo para tomar con pinzas. En realidad sólo se capta un conjunto de características electromagnéticas ambientales en relación al objeto o persona, pero he visto auténticas aberraciones en la forma de interpretar los colores, las formas y demás aspectos. Algunos aparatos como el Quantum hace de este asunto algo bastante más exacto, serio y útil, porque se ha tomado en cuenta una gran cantidad de parámetros con un sofware que no incluye las interpretaciones subjetivas del terapeuta o médico. Así y todo, la aplicación de radiónica por inducción que se hace con el propio aparato u otras formas terapéuticas, nada tienen que ver con los conceptos que se aplican a la falsa kirliografía.
Una persona con vista atípica (la llamada vista astral) puede ver mucho más allá que cualquier aparato y no ver la emanación electromagnética que capta la foto KIRLIAN. Algunos sujetos sí, logran ajustar la vista para ver diferentes campos energéticos. Eso depende del dominio que tenga la persona sobre esa facultad, que ronda el uno por cada medio millón de personas en la raza blanca y algo más frecuente en la raza negra. No tengo datos de la raza amarilla. Pero hemos hecho experimentos comparativos entre foto KIRLIAN, vista astral y captadores de campo bioplasmático (yo no los llamaría con ese nombre tan serio). La foto KIRLIAN sirve para verificar en muchos experimentos la capacidad visual del sujeto. Luego de aceptado el sujeto como referente sin dudas, éste nos permite comprobar la innocuidad o falsedad de interpretación de los aparatos de supuesta kirliografía en 3D.

Productos piramidales

Entonces, esas fotos en tres dimensiones que supuestamente indican mejoras energéticas con el uso de pirámides, o con cualquier otra cosa, como una sesión de reiki o lo que sea, son un cuento. No quizá por parte del piramidólogo o la persona expuesta, sino por parte de los que fabrican esos aparatos. El efecto que se registra en colores es una interpretación de fluctuaciones de interacción entre el campo electromagnético de la persona y el ambiente. Si se hiciera un video o una secuencia de al menos diez fotos por segundo, en vez que una foto aislada, se vería que con diferencia de unos segundos, una misma persona puede presentar un "áurea" completamente diferente y hasta opuesta en las supuestas características energéticas. Cierto que hay influencia entre los estados de ánimo. Es lógico, pero igual de variable en las fotos.
Con fotografía KIRLIAN auténtica, cuidando de cambiar la placa y el vidrio también en cada foto, puede verse en las manos los cambios producidos por la exposición al efecto piramidal o tras una sesión de reiki, porque la radiación electromagnética del organismo no cambia tan rápidamente una vez establecidas las condiciones biofísicas.

Para esas verificaciones con pirámides, no es cuestión de segundos o minutos, sino de horas en cualquier pirámide bien paramagnética aunque sea muy potente. Si se apreciara diferencias notables en minutos de exposición, estaría indicando un aumento demasiado rápido, por lo tanto se trata de una pirámide ferro o diamagnética. Y aumentar la intensidad del campo bioenergético demasiado rápido (uno de los tantos problemas del ferromagnetismo y algunos diamagnéticos en las pirámides) produce siempre algún tipo de descompensación porque cada órgano (incluso cada parte de una misma célula) funciona a una frecuencia determinada. La completitud cuántica -causante del aumento bioenergético- que produce una pirámide debe ser lenta, para que esa "biofrecuencia" específica de cada órgano u organelo celular, no sufra variación. En la foto KIRLIAN real esto también se puede verificar. Con una excelente cámara KIRLIAN se puede sacar una foto cada medio minuto, más o menos, porque hay que ir cambiando el vidrio (no sólo la placa fotosensible) para que no quede humedad, grasas y partículas de la toma anterior, que saldrán afectando falsamente a la nueva foto.
En la antipirámide (tanto inferior como en la superior) de una pirámide paramagnética, es posible verificar cambios en el aura KIRLIAN tras unos quince o veinte minutos de exposición, pero no en menos tiempo.
Ahora no tengo ninguna cámara KIRLIAN y estamos con otros experimentos, pero no descarto fabricar otra muy pronto y hacer una secuencia didáctica. La cámara KIRLIAN no es muy costosa, pero luego las placas buenas (de 400 ASA) salen algo caras. Una buena secuencia didáctica requiere de un centenar de placas de tamaño cercano al A-4, para hacer tomas completas de la mano.



VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA - Viaje Científico e Iniciático para todas las edades