LAS PIRÁMIDES: EXPONENTES DE LA CIENCIA FENG SHUI


La primera vez que oí hablar de Feng Shui -por el 1975- fue en una conferencia de temas diversos que dictaba un investigador argentino (Lic. Julio Gutierrez), a modo de introducción a esta ciencia. Fue también mi primer iniciador a la experimentación con pirámides.
Este hombre habló durante más de tres horas -que me parecieron escasos minutos- sobre las relaciones entre diversos temas, llevándolos a la excelencia de la simplificación objetiva.
Entre esos temas, estaba el Feng Shui, pero no habló de pirámides. Yo llevaba algo más de un par de años haciendo algunos experimentos piramidales, porque me llamó la atención un artículo en el diario "Los Andes", sobre el uso de las pirámides. El autor era el mismo conferenciante que había admirado unas semanas atrás, y daba justo las indicaciones que yo precisaba para ¡POR FIN! empezar a tener resultados físicos, objetivos, materiales como la momificación de carnes y revitalización de plantas.

Flor de Loto

Los éxitos logrados fueron un solaz para mi alma, porque comprendía que lo que había dicho Julio en la conferencia, de que "Toda creencia suele tener una raíz importante, pero hay que limpiarla de misticismos", era un acierto total. De los más de cien mil lectores de ese periódico, quizá sólo a mi me fueron útiles sus explicaciones en ese artículo. Al menos no supe de otros experimentadores en mi ciudad, aparte de él, a pesar de que frecuentaba todos los círculos esotéricos y científicos locales. Yo agregaría que aunque se le quite el misticismo, hay que dejarle el contenido espiritual...

Sin embargo pasaron tres años hasta que le volví a ver en una nueva conferencia y habló sobre las pirámides, explicando lo de la orientación y nivelación, con lo cual mis experimentos tomaron rumbos más acertados. Poco después me puse en contacto privado con Julio y en largas charlas intercambiamos información de todo tipo. Sobre el tema piramidal y el Feng Shui, en los cuales ya estaba él bastante avanzado, recuerdo claramente los siguientes conceptos porque hice notas que guardé por mucho tiempo:

  1. El Feng Shui moderno se ha mistificado. Por eso se han perdido muchos conocimientos que cabe a los actuales cultores de esa ciencia, recuperarlos en su esencia científica.
  2. Mientras que el Feng Shui adecua la construcción a las influencias energéticas telúricas, la Pirámide INFLUYE en la Energía de la Tierra en la misma proporción en que es influida, porque transmuta la Energía del Fuego en Energía Etérica (Energía del Espíritu).
  3. La Pirámide, en cuanto a ubicación en el terreno, no funciona si se interpone en "El Camino del Dragón Blanco".
  4. El uso del Feng Shui para obtener riqueza económica, es quizá el menos importante de los beneficios del Feng Shui.

PERO... ¿Qué es el espíritu? ¿Qué es la energía etérica? ¿Cómo es la energía de la Tierra, y la del Fuego?, ¿Cómo se produce ese fenómeno de trasmutación?, ¿Cuántos efectos desconocidos tiene ese fenómeno, aparte de revitalizar plantas y momificar la carne muerta?, ¿Qué es el "Camino del Drágón Blanco"?, ¿Cómo saber donde hay uno?...

Mientras hacía mi primer experimento con un animal (una abeja moribunda), me hacía todas estas preguntas y cuando al día siguiente el insecto parecía recién nacido y feliz, tomé la determinación de dedicar lo que hiciera falta para encontrar las respuestas. La maravilla fue que la abeja se mantuvo a mi alrededor durante más de una hora, mientras desayunaba para irme a la escuela...
Y cuando un gatito de un vecino tomó una de mis pirámides como "su guarida" y permanecía allí sus buenos ratos tan a gusto, mi convicción se acrecentó (hoy mis gatos se lo pasan de película).

Con la ayuda de mi padre hicimos una larga serie de experimentos, pero el conocer los efectos no respondía los interrogantes, sino que generaba más aún.



Cuando una década más tarde, mientras me curaba de un reuma deformante, empezamos los estudios intensivos con un grupo de físicos y matemáticos (yo quería respuestas sobre pirámides y ellos respuestas sobre neutrinos), nos fuimos encontrando con algunas de las respuestas, pero ciertos fenómenos nos dejaban sorprendidos porque si bien los MACRO-EFECTOS piramidales eran los mismos que podía prever, a nivel cuántico (MICRO-EFECTOS) ocurrían cosas no previstas, como diferencias de saturación de neutrinos en la atmósfera piramidal que variaba de momento a momento, variaciones de orientación y "sacudidas" del campo magnético, fluctuaciones algunas que hacían variar algunos resultados en lo físico...
Así que me dispuse a consultar algunos libros de Feng Shui, y revolviendo en la biblioteca de Boa Vista (Roraima) encontré varios sobre el tema, pero uno en especial, que lamento haberlo dejado por aquellas latitudes: "El Aliento del Dragón", bastante mal traducido al portugués, pero comprensible, nos resultó de gran utilidad.
Allí encontramos algunas alegorías que los físicos descifraron rápidamente, porque explicaban en realidad, fenómenos magnéticos. El "Dragón Blanco", por ejemplo, es el magnetismo "de tres pieles", que corresponde a la función normal del campo terrestre que describe Hartmann. Uno de esos fenómenos es el "latir del corazón de la pagoda al recibir el aliento" en las construcciones de pagodas, cuyas proporciones sagradas son bastante similares a las de la Gran Pirámide. Si bien de menor altura, y en forma sucesiva, el hecho de que sean varias, superpuestas y con separaciones también proporcionadas adecuadamente, hace que la pagoda sea en realidad una sucesión de pirámides que funciona suave pero continuamente.
Pero poco después de terminada la construcción hay un período en que "el Aliento del Dragón entra en la pagoda para que more en ella espíritu del cielo, expulsando los demonios de la Tierra que matan y enferman a los hombres."
Pues en el período de carga de la pirámide, igual en las pagodas construidas bajo las reglas del Feng Shui, hay una fluctuación del campo magnético que puede percibirse en la piel. Suele llegar a producir diferencias térmicas leves pero repentinas.
Pues eso es el "latir del corazón de la pagoda al recibir el aliento". Aunque verificábamos la relación y exactitud de la afirmación, sin embargo no entendíamos POR QUÉ se producía eso, y si podía ser nocivo. Así que nos pusimos de cabeza en la pesquisa. Sólo cuando supimos cómo se producía y por qué, nos quedamos tranquilos, porque comprendimos que realmente el Aliento del Dragón Blanco es benigno. Los aspectos negativos de la Líneas de Hartmann son justamente esas líneas donde la juntura magnética hace imposible la permanencia de neutrinos. Sin embargo las pirámides, aunque no funcionan allí muy bien, disminuyen el efecto nocivo de esas líneas.


LAS FLUCTUACIONES MAGNÉTICAS DE LA PIRÁMIDE

Haciendo unos experimentos con imanes dentro de la pirámide (lo que permitía medir mejor la influencia del magnetismo telúrico), el Dr. Roberto Balmaceda descubrió el tan preocupante "porqué" de las fluctuaciones: Cuando el campo magnético piramidal aún es leve, las variaciones del campo magnético del planeta lo convierten en una especie de "veleta", que reacciona según la constitución de la pirámide. Mientras más perfecta es, menos neutrinos escapan, más electrones se incorporan y más iones positivos (iones pesados, protones...) salen disparados hacia abajo y arriba. Esto produce variaciones de tensión en el campo piramidal. Cuando la tensión del campo telúrico disminuye bruscamente, también disminuye la tensión del campo magnético piramidal, y esa diferencia de tensiones tan repentina es la generadora de los efectos físicos perceptibles.
El aire se hace más cálido cuando sus moléculas tienen mayores tensiones y la mínima corriente de aire genera la fricción de esas partículas, así como al distenderse el campo, el aire se hace más frío porque las fricciones desaparecen. Son diferencias tan pequeñas pero tan rápidas, que el cuerpo sólo nota "la piel de gallina" unos momentos.

No existen efectos nocivos a causa de ésto, pero ciertamente puede resultar incómodo por un momento para una persona que entra a una pirámide en proceso de carga. También puede ser muy incómodo entrar por primera vez a una pirámide ya cargada, por eso hemos elaborado una "parrilla de descarga" para pirámides mayores de 5 a 6 metros, (que en realidad es un estabilizador del proceso), que hace que los iones positivos salgan por la base más lentamente, con lo cual el proceso de carga es más lento y tanto esas fluctuaciones como otros fenónemos que causan sensaciones raras, son atenuados.

 Ir a pirámides Hygia y Horus Ir a Piramicama Ir a Bungalows y casas de campo piramidales

Es bastante común que la primera vez que se entra a una pirámide que funciona bien, se sientan molestias e incomodidades durantes unos minutos, porque se produce una especie de "purga" a la que el cuerpo no está acostumbrado. De repente, todas las células están siendo barridas por un campo magnético NO ELÉCTRICO, que descompone toda molécula no interactiva, excluyendo del campo instantáneamente los componentes, así como toda otra partícula no interactiva (radicales libres, etc) preexistente en el organismo; además, la tasa vibratoria de las moléculas del aire es algo más alta que la de afuera (de este fenómeno, sólo sabemos de sus beneficios, pero no tenemos claro porqué se produce).
Los líquidos sinoviales y los jugos gástricos son los primeros en acusar ese impacto de modo sensible, de modo que al reacondicionarse sus estructuras moleculares, todo el excedente se evapora, se difunde... Los reúmaticos sienten un alivio enorme, y a ésto se le agrega la particularidad bacteriostática, con lo que inflamaciones y dolores se alivian, y en mayor o menor tiempo de permanencia cotidiana, termina por producirse la cura definitiva (siempre que la persona tome bastante agua).

Pero con los líquidos gástricos, especialmente los que se encuentran en el estómago, esta "purga cuántica" suele ser -a pesar de lo beneficiosa- un tanto desagradable. La sensación resulta extraña para el organismo, pero en especial para el cerebro, que no sabe cómo interpretar las señales recibidas desde el estómago. Según la condición psicológica de la persona, el cerebro interpretará la sensación extraña como "ganas de vomitar", "relajamiento estomacal" (como el que produce la ingesta excesiva de dulces), "vértigo estomacal" (como el que produce la montaña rusa o hasta un ascensor cuando no tenemos costumbre de usarlo), y hasta hay personas que sienten esa sensación como una especie de orgasmo.
La duración de la sensación varía según el organismo, el tamaño y fuerza de la pirámide, etc., (las nuestras están calculadas para evitar los efectos incómodos) pero por lo general, aún en las pirámide potentes es de sólo unos minutos. Sin embargo... luego nadie quiere salir de la pirámide.
La parrilla de descarga en pirámides grandes, hace desaparecer totalmente esta sensación en la mayoría de las personas.


EL CAMINO DEL DRAGÓN Y OTRAS PREGUNTAS

Hay lugares donde la pirámide es casi inútil, aunque la bóveda quizá funcione en esos sitios (no lo he podido experimentar) ya que los efectos son los mismos, pero la función es diferente y sé de sitios donde se han construido bóvedas en la antigüedad, sobre líneas de Hartmann. Lo que tan poéticamente describe el libro "El Aliento del Dragón" y años antes me mencionaba el Lic. Julio Gutierrez, lo descubrí en 1988, más o menos, conversando con un profesor de geología de la Universidad de São Paulo.
Me invitó a su casa para mostrarme algunos de sus trabajos y allí conocí la existencia de la "Líneas de Hartmann", o sea, un entramado magnético sobre todo el planeta, formado por la interacción del flujo electrónico propio de la masa o corteza, y un centro magnético de origen desconocido que irradia desde el Centro de la Tierra o desde capas profundas. Allí no sólo se me aclaró cuál es el "Camino del Dragón", sino que tras ulteriores averiguaciones y consultas con los físicos, resulta ser que las Líneas de Hartmann (de existencia prácticamente comprobada y relativamente fácil medición), son algo INVIABLE bajo la teoría de la Tierra Maciza. Para que tales líneas existan, y para que exista todo el modelo conocido y probado de la Tierra, es necesario que entre el núcleo y la corteza terrestre haya una enorme separación, con una densidad bajísima (digamos, una capa de atmósfera mucho más gruesa que la misma corteza). De lo contrario ni siquiera existiría el bamboleo del campo magnético... Bueno, todo ésto nos lleva a otro tema un tanto "hueco" .

Brújula ideal

El caso es que el Camino del Dragón, donde la pagoda nunca recibe el espíritu, y donde las pirámides no funcionan... Y donde no es conveniente vivir, son algunos puntos, triángulos o líneas (no todos) de ese entramado magnético.
Para determinar si pasa por allí una línea de Hartmann, antes de construir una casa, una pagoda o una pirámide, hay varios métodos:

  • Pagando mucho: se contrata a un geodesta con aparataje magnético que conozca el tema. Resultados seguros pero muy caros.
  • Pagando poco: Se contrata a un zahorí (rabdomante), que se puede contactar buscando en las tiendas esotéricas. Resultados dudosos y precios variables.
  • Pagando casi nada: Se prueba con cuatro o cinco pirámides pequeñas distribuidas en el terreno, durante algunos días. Si funcionan, es que por allí no pasa el Dragón, sino que sólo beneficia con su Aliento. Resultado infalible y muy barato.

Cabe destacar que sobre las Líneas de Hartmann -al igual que sobre Feng Shui- hay varias posturas y desarrollos, pero más o menos coinciden. Algunos que han profundizado más en el tema, observan que hay tres niveles de líneas, y algunas son franjas estrechas, mientras que las realmente peligrosas son de más de diez metros. El entramado cubre en realidad al planeta en su integridad, formando en el primer nivel, como muros de energía en forma de rectángulo de 2 metros de lado en dirección Norte-Sur y de 2'5 metros en dirección Este-Oeste: Su efecto se diluye sobre los 2.100 metros de altura (desde el suelo). La líneas de este nivel más fino tienen unos 21 cm de grosor.
El segundo nivel de intensidad forma rectángulos y triángulos de varios metros, algunos de los cuales son peligrosos y otros no, según la forma y elementos del subsuelo, pero el Camino del Dragón es una franja de unos diez u once metros de ancho de influencia muy fuerte, pero que afecta hasta un centenar de metros a cada lado o poco más.


GRAN LÍNEA DE HARTMANN EN EL AMAZONAS

La única vez que me encontré con una Línea de Hartmann (de las grandes, las realmente peligrosas), fue cerca de Manaus, pero del otro lado del Río Amazonas. Fui a la casa de un comprador de diamantes, que se gastó un dineral en un palacete, en un punto donde la selva es muy rara. Pero todos vivían allí apestados y muy mal.
Casi un año después, cuando entendí lo que podía ser aquel punto, pregunté a mi amigo de São Paulo si aquello tendría relación, y me confirmó que a unos diez kilómetros de Manaus pasa una de esas líneas, mostrándome en sus mapas la línea cuyo vórtice sur está a unos 50 Km mar adentro, al Sudeste de São Paulo. La línea pasa por el norte de esa ciudad (justo por donde hay una de las favela -villasmiserias- más grandes del mundo), y sigue en dirección SudEste a NorOeste, pasando muy cerca de Manaus (a 2700 Km de São Paulo). La línea tiene su otro extremo o vórtice en un sitio al que tengo pendiente una visita, cerca de la frontera venezolana.


Gran crecimiento vegetal en presencia de una pirámide

En cuanto volví a Roraima desarmé una de las pirámides y tras confirmar que aún el "dotô" (por "doctor", así se llama el que comercia con diamantes) vivía allí todavía, me fui al sitio.
El dotô me recibió tan amable como desconfiado. Luego de un par de horas de explicarle lo que había descubierto, accedió a que hiciera unas pruebas con la pirámide pero también me confesó todo lo que ocurría en el lugar. No sólo él y su familia lo pasaban mal sin que hubiera explicación médica (creo que debido principalmente a los trastornos del sueño), sino que tenía ganado y los animales mostraban síntomas raros y enfermedades desconocidas. Tenía una parcela a unos cincuenta metros de la casa, donde pastaban sus vacas, pero la atravasaba una especie de camino donde no crecía el pasto aunque nadie pasaba por allí y los aborígenes ya le habían advertido que ese era el "camino de Ubaxe", que es el dueño de la selva, y que no se puede vivir cerca de allí. Dejamos el asunto para el día siguiente, pero yo no acepté quedarme en su casa y me fui al hotel Pomba Gira de Manaus.
Caminamos por toda su propiedad durante casi todo el día siguiente, y noté cosas de las que él, como hombre materialista, no se había percatado en los años que llevaba viviendo allí. Desde la cima de un montículo de unos treinta metros sobre el nivel promedio del terreno, se puede ver con toda claridad que hay una línea de selva VERDE-GRISÁCEA y más baja, que se distingue del verde natural de la selva. Siguiendo la línea, en la parte desmontada, las pasturas no existen o son también de otro color.
Cuando le hice ver eso me llevó inmediatamente a su casa y llamó por teléfono al piloto de su helicóptero para preguntarle si había visto alguna vez aquello, y el hombre le dijo que toda la vida lo había visto, pero no se había preocupado por ese asunto. Al rato vino el helicóptero y fuimos a dar una vuelta. Desde el aire la línea, que pasa a menos de ochenta metros de la casa, es inconfundible y se pierde en la selva por un lado, y en el río Amazonas por el otro. Como ya era tarde cuando vino el helicóptero, tuvimos que esperar otro día para ver si la línea continuaba del otro lado del río. Pero valía la pena la espera y hasta el dormir allí tan cerca, que con el cansancio de la andada podíamos haber dormido sobre un hormiguero sin enterarnos.
En la mañana temprano y sin siquiera esperar el desayuno, salimos a ver qué había del otro lado. Pues lo mismo, salvo que la línea es tan amplia como difusa en la vera del río, y vuelve a ser "estrecha" (de una decena de metros) a medio kilómetro de la orilla. Durante el desayuno conversamos sobre el asunto, y el hombre me aseguró que se iría de allí, pero quería estar seguro de que aquello era la causa de los problemas. Hice una semana de experimentos con la pirámide de dos metros y fabriqué otras más pequeñas con cartón. Ninguna funcionó en aquella zona. El dotô llamó e hizo ir al sitio a un geólogo que no estaba enterado del tema pero le confirmó que las irregularidades magnéticas son muy evidentes en sus aparatos, y tras una larga charla entre los tres se convenció de que tendría que abandonar aquella casa y construirse otra en otro lugar. Porque al menos allí, el Camino del Dragón hasta es claro a simple vista.
Como no le quise cobrar por mi investigación (que para mi fue un auténtico tesoro sólo el poder hacerla), me regaló un diamante extra-blanco de nueve kilates que me permitió financiar un año más de investigación en Roraima.

Y lamento no haber tenido más tiempo para estudiar más profundamente el asunto desde el punto de vista del Feng Shui, porque es una ciencia maravillosa que exige una mayor depuración. No quitándole las expresiones poéticas hermosas que tiene, pero sí que hay que "traducirlas" a un lenguaje más objetivo y científico. No creo que pierda encanto por ello, sino que sería más comprensible para los occidentales. Yo no tengo tiempo de hacerlo, así que sería bueno que alguien tome la posta y siga, y nos escriba un libro de Feng Shui y sus correspondientes explicaciones científicas occidentales.


Pirámides en Tihuanaco

MÁS RESPUESTAS

¿Qué es el espíritu?
Lo que metafísicamente se llama "espíritu", es lo que la ciencia moderna llamó primeramente "éter", y que hoy sigue en confusa fase teórica, ya que el tan mentado éter parece estar compuesto de subpartículas de comportamientos y propiedades tan curiosas, que cada pocos años o meses obligan a plantear nuevos modelos cuánticos. Los neutrinos, hasta ahora, son algunas de las mejor conocidas de esas partículas, de ese microuniverso, cuyo conocimiento nos acerca a la esencia de la existencia.


¿Qué es la energía etérica?
Llamamos así a algo en realidad muy poco conocido y con diverso origen. Sabemos que los neutrinos son los causantes de ciertos efectos extremadamente favorables para los organismos vivos, y también que hay efectos causados por el magnetismo simple. Tanto cuando hay efectos magnéticos que no podemos cuantificar, como cuando los hay por causa de subpartículas, decimos que están producidos por "energía etérica". No es un término muy objetivo, y además se confunde con aspectos místicos, pero podríamos simplificar la cosa diciendo que "Energía etérica es toda aquella forma de magnetismo que aún no podemos medir, por estar relacionada al universo de las subpartículas".


¿Cómo es la energía de la Tierra, y la del Fuego?
En Feng Shui, Tierra es Yang (masculino) y Fuego es Yin (femenino). Pero en realidad, esta asociación es errada. Yin y Yang deberían interpretarse más como Principio Hermético de Polaridad (positivo y negativo), que como Principio Hermético de Generación (masculino y femenino). Si analizamos las diferentes interpretaciones que los mismos orientales del asunto, veremos que en la práctica Yin y Yang son una COMBINACIÓN de ambos Principios Herméticos.


¿Cómo se produce ese fenómeno de trasmutación?
Existen muchísimos fenómenos, pero llamamos "de trasmutación" a aquellos que modifican sustancialmente la materia. En el caso de la pirámide no existe una trasmutación de materia (al menos a corto plazo), sino que la fuerza telúrica opera modificaciones en su propio comportamiento. Lo que cambia es el balance de iones negativos y positivos. También desaparecen los protones sueltos. Los iones negativos son innocuos o benignos para el organismo, incluso beneficiosos en el campo piramidal. Los átomos y protones sueltos, en cambio, son nocivos cuando hay en exceso, ya que hacen el campo magnético del cuerpo en que se encuentran, más pesado, denso y lento, disminuyendo la tasa vibratoria general de ese campo. La "trasmutación" que explica el Feng Shui, en realidad no es una trasmutación alquímica (aunque puede ayudar a algunos procesos alquímicos), sino un cambio en las condiciones magnéticas del lugar.


¿Cuántos efectos desconocidos tiene ese fenómeno, aparte de revitalizar plantas y momificar la carne muerta?
Muchos, pero cada vez menos, ya que ha aumentado en la segunda mitad del siglo XX la cantidad de investigadores que con experimentos y análisis hemos ido desvelando el misterio.
La medicina -a la cola de la investigación- hace poco tiempo que ha prestado oídos a los investigadores, y ya hay -especialmente en Cuba- médicos sin las "anteojeras" del sistema capitalista, que están demostrando las utilidades terapéuticas de las pirámides. Entre ellos, se encuentra el médico cubano Dr. Ulises Sosa Salinas, que empezó a experimentar seriamente en 1988 y ya está aplicando la terapia piramidal con extraordinarios resultados.


IR A PARTE II



VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA - Viaje Científico e Iniciático para todas las edades