LAS PIRÁMIDES ALARGAN LA VIDA




RELACIÓN ENTRE VEJEZ Y RADICALES LIBRES

A medida que envejecemos, especialmente a partir de los 50 años, los huesos se tornan más frágiles, la piel se arruga, los músculos no tienen la misma fuerza, el pelo pierde el color, hay más riesgo de cáncer, infarto, pérdida de memoria y las enfermedades mentales son más comunes... Estos son algunos de los signos externos del paso del tiempo, o mejor dicho, de un proceso degenerativo. Una enfermedad que se llama vejez o gerontotemia.

Las causas de esta enfermedad generalizada en toda nuestra naturaleza humana, extendida también a los Reinos Animal y parte del Vegetal, son anomalías de orden químico, magnético y físico, a los que se agregan factores psicológicos fundados casi todos, en el miedo a la muerte.

Es notable ya el número de científicos que ven la "Eterna Juventud" como una posibilidad cada vez más cercana (dejando al margen a los "clonistas"). No obstante, sería ridículo pretender lograr la Eterna Juventud con un par de claves y recetas. Sabemos que la conservación de la salud tiene unas cuántas condiciones. Unas más importantes que otras, pero que en conjunto permiten vivir más y mejor.


No sabemos tampoco cuánto más podremos vivir al lograr evitar las principales causas del envejecimiento, pero desde hace varias décadas se viene probando que una de esas "más importantes" claves, se encuentra en la causa principal del envejecimiento celular (lo cual es la base del envejecimiento integral, orgánico).

Esta importantísima causa es la influencia nefasta de los "radicales libres" y otras formas oxidantes, que dañan el ADN nuclear haciendo que la célula se reproduzca defectuosamente o no lo haga, con detrimento para el órgano que compone. Las mitocondrias, que son los órganos de alimentación de las células, también sufren en su ADN los efectos de la oxidación, pues en ellas se produce el proceso de oxidación que permite extraer energía. Si se evita la acción de los radicales libres, las mitocondrias realizan su tarea sin perjuicio funcional. Los radicales libres también atacan la membrana celular, y los puntos oxidados degeneran rápidamente en heridas celulares. También muchas proteínas quedan como desecho inservible para el organismo, a causa de la oxidación fuera de tiempo y lugar.

Desde el punto de vista histológico, la vejez no es más que un desbalance en la reproducción celular. Cada vez se producen menos de las necesarias, de menor calidad, menos funcionales, y a veces de modo completamente desordenado. A veces estos ataques de los radicales libres degeneran en cánceres. Evitar el envejecimiento celular es la clave para retardar notablemente el envejecimiento integral.

Las pirámides contrarrestan los radicales libres A: Los radicales libres se producen dentro de la célula, por diversos procesos químicos, incluso en algunas funciones de las propias mitocondrias, que no tienen "antídoto" contra ese desperdicio químico. B: Los radicales libres y otros oxidantes dañan la cadena de ADN porque se asocian con átomos diversos, descomponiendo dicha cadena.

Los radicales libres son átomos sueltos de oxígeno y otros pequeños compuestos muy reactivos a base de oxígeno, dispuestos a "relacionarse" con otros átomos, es decir a "oxidar". Dentro de nuestras células se forman miles de millones de radicales libres diariamente. Pero, a pesar de ser un producto normal, que elabora el cuerpo para procesar los combustibles que quema la célula, para extraer energía, tienen un gran poder destructivo para la misma célula.

Es posible que la genética humana esté "calculada" o diseñada para una atmósfera un poco diferente, o con otras condiciones magnéticas, o bien que nos falte aquel bíblico "Fruto del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal", que hoy podríamos interpretar como "la enzima antioxidante".

Pero lo que parece más plausible, es que se den justamente estas tres situaciones de modo combinado, porque se ha podido comprobar que en un campo magnético no eléctrico, naturalmente acelerado pero con la mera potencia del campo magnético terrestre, tal como es el de la pirámide, los radicales libres y oxidantes en general son barridos por el flujo de electrones. También las terapias con imanes para eliminar de la sangre los radicales libres, dan buenos resultados, aunque con ciertos riesgos que no hay en las pirámides bien construidas. Por último, las dietas con grandes cantidades de antioxidantes químicos también resultan... Pero con muchos "pero...".


Los antioxidantes químicos tienen varios inconvenientes, como la necesidad de balancear el resto de la alimentación bastante fuera de las costumbres de cualquier pueblo. Algunos productos tienen efectos secundarios peligrosos, otros producen deficiencias en la hemoglobina o interfieren en el proceso de digestión, acaban en acumulaciones renales peligrosas, etc.

En cambio las terapias piramidales y magnéticas no poseen ninguno de estos inconvenientes, y sólo es necesario adecuar las pirámides o los sistemas de imanes a las necesidades orgánicas humanas, que son bastante comunes a todas las razas y conformaciones particulares. Respecto a estos sistemas, cabe aclarar que NUNCA deben usarse simultáneamente. Si se tiene una PIRAMICAMA, no deben usarse en su interior elementos de cobre, otros elementos metálicos magnéticos, y menos aún imanes de ninguna clase. Lo recomendable es usar la pirámide para dormir, y los anillos y brazaletes magnéticos usarlos durante el día o cuando se debe dormir en un vehículo en movimiento. Los elementos magnéticos ayudan, pero las pirámides tienen más propiedades, no sólo magnéticas.

En cuanto a las pirámides, hay que evitar el uso de metales magnéticos, no hay que abusar de las densidades extremas, o permanecer demasiado tiempo en la anti-pirámide (que sólo las usan terapeutas calificados). Nuestras pirámides han sido calculadas para servir a todo tipo de personas, cualquiera sea su nivel de sensibilidad orgánica a los cambios magnéticos.


LA ANTI-VEJEZ: PIRÁMIDES O VACUNAS

El tema de la vacuna antivejez o vacuna antiaging es un asunto que tiene sus "dimes y diretes", que hasta ahora no han logrado nada ni parecido a los efectos piramidales. Algunas supuestas vacunas son lisa y llanamente una estafa mortal, que derivan en cáncer y otras patologías. Otras son puramente una exageración. Existen en el mercado productos muy buenos a base de zumos de la Morinda Citrifolia originaria de Tahiti y que se cultiva en vairos países caribeños, pero sus propiedades no son muy diferentes de las naranjas, limones, kiwis y pomelos, que deberíamos consumir en mayor cantidad por ser tan buenos como la Morinda pero muchísimo más baratos.

Estamos ante un asunto fundamental perseguido por la humanidad mortal (digo "mortal" porque en mi criterio existen otras que no lo son), que es prolongar la vida, o mejor aún, evitar la gerontotemia o vejez, que es una ENFERMEDAD y no un proceso natural inevitable. Aunque no hayamos descubierto definitivamente el método de balancear el mantenimiento equilibrado y constante de la reproducción celular, sabemos que la vejez y casi todas las enfermedades que llevan a la muerte, se deben a una serie de factores parcial o totalmente reversibles.


Uno de esos factores del envejecimiento (quizá el más determinante) es la oxidación de los extremos de las cadenas de ADN nuclear y los daños producidos por la acción de los radicales libres en las mitocondrias y otros organelos. Aunque las células tienen algunas defensas naturales contra este fenómeno, no son ni cualitativa ni cuantitativamente suficientes.

La presencia de antioxidantes ingeridos o producidos por el organismo, donan o aceptan un electrón para formar intermediarios estables, como son el alfa-tocoferol, ascorbato y GSH.

Quizá de más importancia, particularmente en la destoxificación de radicales oxigenados y del peróxido de hidrógeno, son las enzimas protectoras como el peróxido de dismutasa, que convierte el superóxido en peróxido de hidrógeno; la GHS peroxidasa y la catalasa convierten al peróxido de hidrógeno en agua, que la célula puede excretar o utilizar según sus necesidades."

"Cómo evitar la vejez" Dr. Alexis Tabene - 1998


Pero la oxidación no es el único factor. También tenemos como determinante más general, la desarmonía estructural de la orientación axial en todo el conjunto molecular de nuestro cuerpo. Para ésto no existe medio químico de regulación y armonización, pero sabemos también cuáles son los factores capaces de corregir esta desarmonía.

Cuando estudiaba antropología encontré una revista especializada (en portugués) con un artículo titulado "A Montanha Da Vida", que me dio una pista más en la investigación con pirámides. El artículo trataba sobre un pueblo montañés de Rusia, en el cual sus algunos miles de habitantes alcanzan edades increíbles, sin mortalidad infantil y con un "mayor" de 160 años. El único "secreto", según los lugareños, es vivir siempre del lado de la montaña en que se ubica el pueblo, y nunca permanecer ni una noche del otro lado. Quienes tengan alguna idea de feng shui, comprenderán más claramente el caso. La influencia magnética de la montaña es lo que proporciona esa longevidad entre personas que beben como auténticos descendientes de cosacos, fuman tabaco negro desde temprana edad y comen una dieta un tanto desequilibrada, falta de yodo y otras carencias por el estilo. Así y todo, es uno de los pueblos más longevos del mundo.

VAMOS A LAS PIRÁMIDES: Ningún método "extracelular" ha dado resultado aceptable contra la vejez, degenerando en males peores, salvo las constantes transfusiones de sangre a la que se someten algunos personajes poderosos, lo cual es económica y éticamente inadmisible para la masa humana. Así y todo sólo se ha logrado mantenerlos con vida unos pocos años más.

El mejor resultado logrado con químicos es el consumo de antioxidantes, pero éstos producen otros males, porque los excipientes se depositan en hígado y riñones, que no pueden luego eliminarlos con la rapidez necesaria.

Algunos antioxidantes usados en la alimentación son peores aún: impiden la correcta función de la flora intestinal, inhiben la absorción del calcio (lo cual termina en osteoporosis), y algunos producen inhibición de la comunicación sináptica (las neuronas no se pueden comunicar). La dopamina y otras substancias que producen nuestras glándulas se ven interferidas por algunos de esos productos químicos que modernamente nos hacen comer obligadamente. Los resultados se verán en algunas décadas, aunque muchos ya pueden comprobarse mediante estadística.

Pero los sistemas magnéticos (hay varios) han resultado mucho mejores para el funcionamiento orgánico y coadyuvantes de las funciones, tanto orgánicas como propiamente celulares. Estamos hablando de Campos Magnéticos de baja intensidad y alta frecuencia, en lo posible generados por medios no eléctricos.

El electromagnetismo se aplica -con muchos cuidados- en tratamientos antireumáticos, combinado con ácido acetilsalicílico (aspirina). Pero además de requerir muchas precauciones tiene el problema de exigir una aplicación constante y servir sólo para tratar lesiones musculares y reumas de modo específico y preciso para cada ocasión. En cambio el magnetismo telúrico (propio de la tierra) tiene mejores cualidades terapéuticas y el organismo humano tiene aceptación en un espectro bastante amplio.

Mosca azul

Uno de los experimentos más contundentes sobre la aplicación de la energía piramidal y la longevidad, fue realizado por mi equipo en 1989. Las moscas azules de Roraima, que viven 15 días, lograron vivir alrededor de 28. Las larvas fueron seleccionadas por los biólogos del Hospital de Boa Vista, mediante muestreo regular, y colocadas en la pirámide el día anterior a su eclosión. Para evitar tener dos generaciones mezcladas, hicimos una trampilla extraíble, con una pasta vegetal propia de su medio, donde depositan sus larvas. De este modo nos aseguramos que las que permenecían en la pirámide eran sólo las nacidas de las primeras larvas.

El crecimiento de los ejemplares superó el 20 % del normal. Las larvas producidas por éstos fueron colocadas en otra pirámide y el experimento se repitió. El promedio de vida de las larvas que permanecieron en la pirámide durante toda su gestación fue el mismo, pero muchas llegaron a vivir 29 días y algunas 30. Uno de los análisis posteriores (de las moscas muertas) demostró que éstas no tenían ni una sola de las bacterias y virus parásitos que suelen albergar.

No hicimos experimentos con animalitos mayores porque no me sería éticamente posible (no soportamos ver a los animales en jaulas), pero quienes dormíamos en las pirámides pudimos comprobar la rapidez asombrosa de curación de las heridas (incluso heridas ulceradas) que demoran 20 días en sanar, curan en tres o cuatro días, y en semanas o meses no queda ni cicatriz. Curaciones de problemas crónicos de intestinos y desaparición definitiva de un problema de asma.

Ya he expuesto las causas físicas que generan estos fenómenos, los cuales no son cosas difíciles de comprobar. Lo expuesto no ha sido presentado por ninguna revista de las "importantes" del mercado, a pesar de haber escrito en varias de ellas, porque evidentemente no conviene a ciertos grupos de poder económico, pero los experimentos están al alcance de cualquiera. No hay que ser científico para comprobarlo.

Cuando uno tiene salud y juventud, no valora estas cosas. Cuando las pierde, anda como loco buscando soluciones mágicas, y al mismo tiempo, quizá por la desesperación, no da crédito a cosas que puede comprobar con unas cartulinas, una brújula y papel de aluminio. Es que contra la estupidez y la desidia, no hay vacuna posible.

No digo que las pirámides sean la panacea absoluta contra la vejez, pero hasta ahora son la única alternativa que asegura una mayor salud y longevidad celular, a la vez que una sintonización espontánea del conjunto molecular, ya se trate de un insecto, una planta o una persona. Y para más, las únicas contraindicaciones (teórica pero improbable hasta ahora) serían los marcapasos cardíacos, que no sabemos como responden al magnetismo piramidal, aunque hemos probado uno igual que los ordenadores y funcionan dentro de la pirámide sin ningún problema y hay al menos un usuario con marcapasos, que duerme en una pirámide y no ha tenido inconveniente alguno.

En el primer equipo de investigación, se usaban ordenadores que no se hallaban en el mercado todavía, y teníamos dudas sobre que puedieran ser afectados por el campo magnético piramidal. Pero jamás hubo ningún problema. Incluso hubo un accidente por causa de un rayo, en el que creímos perder un disco rígido. Quedó el disco en una de las pirámides, en espera de que pudiéramos viajar a Manaus, Brasilia o São Paulo, para enviarlo por correo seguro a Japón. Pero tras algo menos de un mes, volvimos a probarlo y el disco funcionaba perfectamente.

También hemos recibido comentarios de otros investigadores que han logrado reparar discos de 5.1/4 y 3,5" con la sóla exposición de algunos días en la pirámide.

El único efecto colateral y secundario en el organismo humano que puede aparecer, depende del tamaño de la pirámide (cuando pasa los seis metros de lado de base y los 90 Kgs/m3 ), es una especie de sobredosis magnética que provoca náuseas, diarreas pasajeras y malestar propio de las purgas -fisiológicamente innocuo pero desagradable- que desaparece inmediatamente al salir de la pirámide.

Esto se evita mediante un CES (Control Effect System)que permite graduar la carga en pirámides de más de seis metros, haciendo sus efectos más suaves pero igualmente notables, tanto terapéutica como habitacionalmente. Las nuevas PIRAMICAMAS no tienen ese problema, porque está su densidad calculada para dar los efectos más suaves posibles, sin perder eficacia a mediano y largo plazo. Aún así, algunos efectos (especialmente el antirreumático) se verifica en pocos días, salvo que se trate de reuma crónico y avanzado, que requiere un modelo Hércules para su tratamiento.


VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA - Viaje Científico e Iniciático para todas las edades


PRODUCTOS PIRAMIDALES

Algunos de nuestros productos piramidales.


 Ir a Piramicasas Ir a Piramicama Ir a Bungalows y casas de campo piramidales