EL INEXISTENTE VIRUS VIH, EL ASESINO QUE NUNCA APARECE




La piramidoterapia quizá no sea la Panacea absoluta... Pero es lo que más se aproxima. Creemos que representa una cura definitiva para el SIDA (AIDS) y estamos seguros de que no generamos falsas expectativas, tras quince años de investigación y seguimiento no sólo de los efectos de la pirámide, sino también sobre toda la información disponible sobre el SIDA y el inexistente virus VIH.

El SIDA es una de las más aberrantes mentiras del mercado de la enfermedad (que no "de la salud") y decir que es incurable o hacerlo parecer así, una aberración más grande aún. La enfermedad existe, sí, pero no producida por virus alguno. Decir que no ha podido ser aislado el virus, disponiendo de herramientas como microscopios electrónicos de barrido, contadores cuánticos que hace ya algunas décadas nos permitían saber cuántos neutrinos hay en un centímetro cúbico, es como decir que no se ha podido encontrar el elefante que había debajo de la cama. Un virus tiene como mínimo, unas cuántas decenas de átomos; los más peligrosos son complejos, con algunos miles de moléculas...


Hubo desde agrias discusiones hasta tortazos generalizados en varios congresos médicos en relación al SIDA, pero el VIH, supuesto virus asesino, sigue sin aparecer. Como en Cuba se hacen todos los experimentos con pirámides y todo lo que funciona, bajo las más estrictas normas científicas, sin injerencia de los intereses internacionales de la farmacopea, es muy raro encontrar un caso de SIDA y si acaso aparece, en vez de antibióticos y veneno para ratas (AZT), lo tratan con pirámides y medicación natural (fitoterapia).

Stop VIH/SIDA, pirámides libres de virus y bacterias

Los primeros casos reportados como SIDA, no murieron de un "extraño virus", sino por causa del Sarcoma de Kaposi o Pneumocystis carini, pero luego han muerto de cualquier cosa, hasta de una gripe. Una persona que duerme o vive en una Pirámide Perfecta (Correctamente fabricada o construida y orientada adecuadamente) no puede contraer enfermedades producidas por bacterias. Las razones están ampliamente explicadas en estos libros, pero el tema es muy complejo porque pasa por intereses económicos de miles de millones de dólares anuales. Sin embargo, con una comprensión elemental del efecto piramidal podrá entenderse que el SIDA no tiene lugar cuando no hay proliferación de bacterias saprófitas. Vamos a suponer que el VIH (teórico hasta ahora, Abril del 2014) exista, a pesar de demostraciones tan claras como éstas:

>>> Artículo del VIH/SIDA en Discovery Dsalud
>>> Carta de José Antonio Campoy, director de Discovery Dsalud

SÍNTESIS DE CONCEPTO: El SIDA existe, pero el virus VIH no. Aún no se conocen cuáles son las causas reales, aunque sí se conoce que hay inmunideficiencias adquiridas de muchas maneras: Cualquier enfermedad venérea que se mantiene en letargo, carencias alimentarias, carencias probióticas específicas, avitaminosis y un largo etcétera. Pero en cualquier caso, lo que mata son las enfermedades que no puede combatir un sistema inmunológico atrofiado. Hemos comprobado con larga experiencia desde 1999 que un usuario de pirámides no puede engriparse ni contraer ningún tipo de infección bacteriana. Incluso una grave salmonelosis (por comer ostras crudas en un WOK), pasó por nuestros intestinos -mi esposa y yo- sin más efecto que medio día de fiebre y un par de horas con diarreas. Al saber lo que era, no consumimos antibióticos ni ningún otro medicamento, nos quedamos tranquilos y al día siguiente estábamos tan sanos como siempre.


Sabemos que los virus necesitan un gran lisado de bacterias para poder reproducirse aprovechando el material génico que las bacterias liberan al morir. En un organismo que funciona optimizado por la calidad altamente solvente del agua en la sangre, así como la homeostasis regulada por la optimización molecular de todos los órganos, células, etc., a partir de la optimización molecular de todos los compuestos, hasta la completitud cuántica de los átomos de todos los elementos, las células muertas y las bacterias son eliminadas con gran rapidez, sin dar tiempo al oportunismo viral. Por lo tanto, aunque existiera el VIH o cualquier otro "bicho" indetectable, no tendría oportunidad de medrar y reproducirse.

Los usuarios de Pirámides como la Piramicama no precisan tener conocimientos médicos ni de ninguna especie para aprovechar la energía piramidal . Pero el Dr. Ulises Sosa Salinas y yo mismo (Gabriel Silva) hemos escrito estos libros y seguimos escribiendo para reportar sobre esta investigación que continúa, aunque lo conseguido hasta ahora sea extraordinario. La pirámide tiene más aplicaciones que las que podíamos imaginar hasta hace unos pocos años.


VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA - Viaje Científico e Iniciático para todas las edades


PRODUCTOS PIRAMIDALES

Algunos de nuestros productos piramidales.


 Ir a pirámides para bebés - Piramicunas Ir a Piramicama Ir a Bungalows y casas de campo piramidales